La compensación, que se hará con base en el baremo aprobado esta semana en Francia, variará entre 17 mil y 70 mil euros, detalló el presidente de Anauco, Roberto León Parilli

No todo es coronavirus. El caso de las mujeres afectadas por los implantes mamarios PIP ha seguido su camino en la justicia francesa, y un grupo de venezolanas ya ha accedido a la compensación preliminar. Pero el proceso de registro sigue abierto, explica el presidente de la asociación Anauco, Roberto León Parilli.

Ciertamente la pandemia generó un retraso, pero el proceso ha seguido su curso. Esta semana se presentó en Francia el mecanismo para indemnizar a las víctimas.

Solo en Venezuela hay unas 5 mil mujeres afectadas por estas prótesis de silicona fabricadas por la empresa Poly Implant Prothèse (PIP), creada en 1991 en el sur de Francia. Se encontró que la silicona empleada era de tipo industrial, no apta para el uso humano, y con aditivos. Además, la tasa de rotura era seis veces mayor. Las consecuencias pueden ser fatiga, mareos, inflamación de ganglios y nódulos, tal como se detalla en el portal web de los abogados que representan a las afectadas:
https://private.pipaworld.com/

Anauco ha acompañado la lucha legal de las venezolanas. León Parilli estima que han logrado pagar la indemnización preliminar, de 3 mil euros, a 1.200 mujeres. Con el baremo aprobado esta semana se van a calcular los daños; las compensaciones variarán entre 17 mil euros la mínima y 70 mil la máxima. El pago se concretará en 2020 o 2021.

Para optar a este pago, detalla, se necesita el certificado de las prótesis o un informe del médico que las colocó las de reemplazó, además del documento de identidad.