En los encuentros con familiares y amigos es difícil, por no decir imposible, cumplir con dos reglas básicas para la prevención del coronavirus: el uso del tapabocas y el distanciamiento físico, subraya el infectólogo Mario Comegna

La primera “coronaparty” de la que se tiene noticia en Venezuela se hizo en Los Roques e involucró a figuras relacionadas con el gobierno del mandatario Nicolás Maduro. Otras fiestas similares han copado la atención de las redes sociales, y han incluido a misses, funcionarios policiales, personeros del ejecutivo (como ocurrió con la presencia de Casa Militar en una parranda en El Hatillo) y malandros (como lo reportado en la Cota 905 el pasado fin de semana).

Las “coronaparty” son objeto de atención para la sociedad, porque mientras oficialmente se insiste en la cuarentena hay sectores que se reúnen para beber, bailar y celebrar. Pero para los médicos estas fiestas son mucho más que un chisme.

Las reglas de oro para frenar la COVID-19 son el tapabocas y el distanciamiento social. Ambos quedan en el olvido cuando nos encontramos con la familia o con los amigos cercanos.

“Una de las premisas es evitar los espacios donde hay mucha gente, donde hay aglomeración de gente”, subraya el infectólogo Mario Comegna. En un contacto con contrapunto.com, Comegna señala que en una fiesta “la gente está tomando, comiendo y compartiendo, es poco probable que mantenga el tapabocas”. También resulta muy difícil mantener el distanciamiento social.

El estar entre personas conocidas infunde lo que el médico llama “exceso de confianza”. Es decir, por tratarse de individuos cercanos “uno baja la guardia”, y eso puede llevar al contagio.

La infectóloga María Graciela López lo advirtió este lunes: “La gente se esta reuniendo, la gente se siente segura porque piensa que su círculo más cercano no lo tiene, pero al entrar en contacto con la persona se está entrando en contacto con todas las personas que ha visto en los últimos 14 días”, aseveró López en entrevista con Unión Radio.

A pesar de su advertencia sobre el riesgo de las fiestas, el doctor Comegna aclara que no puede decir que es la vía más importante de transmisión en la actualidad. “La gente se está infectando en el transporte público, no toma las precauciones cuando entra a sitios donde hay aglomeraciones o cuando visita centros hospitalarios”, resume.