Detalló que al capitán de corbeta se intentó presentarlo ante el Tribunal Militar Tercero de Control, a cargo del capitán (GNB) Maikel Amezquita Pio en condiciones tan graves que el juez ordenó su inmediato traslado al Hospitalito, en Fuerte Tiuna

Rocío San Miguel, presidente de Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional de la Asociación Civil Control Ciudadano, denunció las contradicciones de tres comunicados del Gobierno que a su juicio serían claves para el ocultamiento de la verdad de los sucedido con la muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo.

A través de sus cuentas en las redes Twitter e Instagram, San Miguel señaló que las contradicciones provienen de los comunicados del Gobierno a través del Minci, del Ministerio de la Defensa y del Ministerio Público.

Ante esto, San Miguel señaló que los tres comunicados “presentan una contradicción fundamental que permite establecer la responsabilidad de la Dgcim en los hechos y la de quienes acusaron al capitán de corbeta pública y comunicacionalmente antes de ser imputado legalmente”.

Y detalló las contradicciones: “Había sido presentado (Dice Maduro)… Estaba siendo presentado (Dice Tarek)… Antes de ser presentado (Dice Mindefensa). ¿Por qué Mindefensa desliza la verdad…?”.

A su juicio, la muerte de Acosta Arévalo “impacta profundamente a la Fuerza Armada Nacional”

“El capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo muere siendo inocente, pues nunca desde su detención fue formalmente imputado por el Estado venezolano, que violando las garantías constitucionales más elementales del debido proceso, intentó presentarlo ante el Tribunal Militar Tercero de Control, a cargo del Capitán (GNB) Maikel Amezquita Pio; ocho días después de su captura (fue capturado el 21 de junio y presentado el 28 de junio), en condiciones tan graves de afectación a su integridad que el juez ordenó su inmediato traslado al centro hospitalario más cercano (El Hospitalito), a escasos metros de la propia Corte Marcial, en Fuerte Tiuna, con carácter de urgencia”, finalizó.

Tamara Sujú, directora ejecutiva de Casla Institute y delegada de la Asociación Mundial de Juristas ante la Corte Penal Internacional fue la primera en denunciar la muerte de Acosta Arévalo y detalló que él llegó este viernes a los tribunales en silla de ruedas, presentando graves signos de torturas. Por sus quejas, fue trasladado al Hospital Militar del Ejército Dr. Vicente Salias Sanoja, mejor conocido como el Hospitalito, en Fuerte Tiuna, donde falleció a la 1:00 de la madrugada de este sábado 29 de junio.