“Estamos convencidos que una flexibilización gradual que conduzca a una paulatina reapertura de las empresas comerciales, industriales y de servicios, NO va a incidir en un aumento de la tasa de contagios del COVID-19, siempre y cuando se mantenga la aplicación de los protocolos básicos sanitarios ya probados”, subrayó

La Cámara de Comercio de Maracaibo (Zulia) afirmó que “es tiempo de volver al trabajo” e instó a una flexibilización gradual de la cuarentena.

Este es el comumicado:

El país continúa paralizado. Estando la mayoría de las empresas (no esenciales)
en cierre obligatorio desde hace más de cincuenta (50) días, la situación es
absolutamente insostenible. Durante todo este tiempo y sin ningún tipo de
ingresos y sin poder trabajar, sin gasolina, sin electricidad, sin gas, sin agua, sin
telefonía básica e internet, sin transporte público, sin créditos bancarios con que
apalancarse y en medio de una inflación desbordada, los empresarios hemos
cumplido con el pago de nóminas e impuestos nacionales.
Desde el principio de la pandemia del COVID-19 y del estado de emergencia, la
principal preocupación de los empresarios ha sido el bienestar de nuestros
trabajadores, principalmente mediante el pago regular de su salario y
bonificaciones. Si bien el Ejecutivo Nacional ofreció el pago del salario mínimo a
las empresas que se registren, esto resulta muy inferior a lo devengado en
promedio por los trabajadores en el sector privado. Para mantener un
confinamiento estricto y que el trabajador lo asuma, se requiere una indemnización
adecuada y competitiva, la cual lamentablemente solo cubriría al empleo formal y
registrado.
Luego de casi dos (2) meses sin trabajar y sin ingresos: ¿cómo podemos seguir
pagando el salario y demás beneficios a nuestros trabajadores? La respuesta es
dolorosa: simplemente ya no podemos más. O empezamos con un proceso
de flexibilización paulatino de inmediato o muchas empresas van a cerrar de
manera definitiva (muchas ya lo han hecho) con la respectiva pérdida de los
puestos de trabajo de los cuales dependen tantas familias. En estos
momentos, retomar las actividades no es un asunto solo empresarial, sino el
deseo de la inmensa mayoría de los venezolanos.
De acuerdo a la información oficial, Venezuela y muy especialmente el Zulia,
mantienen en este momento una de las tasas de contagio e incidencia del COVID19 más bajas de Latinoamérica. De allí que en la Cámara de Comercio de
Maracaibo, y luego de revisar detenidamente las acciones sanitarias, económicas
y de arranque aplicadas en este momento a nivel internacional, estamos
convencidos que una flexibilización gradual que conduzca a una paulatina
reapertura de las empresas comerciales, industriales y de servicios, NO va a
incidir en un aumento de la tasa de contagios del COVID-19, siempre y
cuando se mantenga la aplicación de los protocolos básicos sanitarios ya
probados. Recordemos que las operaciones empresariales de carácter formal,
además de ser totalmente supervisables por las autoridades, representan un
menor riesgo sanitario que las llevadas a cabo por el sector informal de la
economía.
Reconocemos la disposición de las autoridades regionales, especialmente en la
figura del Alcalde de la ciudad de Maracaibo, Willy Casanova, su tren ejecutivo y
directivos del Concejo Municipal, a dialogar con los gremios y representantes del
sector empresarial en función de buscar soluciones que protejan a las empresas y
por ende al trabajador. La exoneración tributaria aprobada y su consecuente
renovación han tenido efectos positivos en el flujo de caja de las empresas para
poder cumplir con nuestros trabajadores. Sin embargo, debemos pasar a los
hechos y concretar acciones integrales sin demoras, por lo que nuestra
institución solicita formalmente el inicio del proceso de flexibilización y
apertura de operaciones a partir del próximo miércoles 13 de mayo, cuando
vence la prórroga del estado de emergencia en el país.
En esta situación que vive Venezuela, el sector empresarial a pesar de todas las
dificultades, está en total disposición de producir para llevar alimentos, bienes y
servicios a los hogares venezolanos, mantener el empleo e incluso tributar. Pero
para que ello suceda, debemos remar juntos sector público, trabajadores y
empresarios en la misma dirección. Solo así podremos superar la emergencia
nacional y encausar al país en el camino de la recuperación. Actuemos de
inmediato antes de que sea demasiado tarde.
Cámara de Comercio de Maracaibo
Mayo 09, 2020