Un mes después de la tragedia de Tovar está reconstruyéndose, indicó este viernes el alcalde de la localidad merideña, Luis Márquez. Por los deslaves se perdieron unas 320 viviendas y más de mil están en riesgo. Se ha planteado la reubicación de las personas, pero no quieren.

La mayor preocupación que tenemos es poder sacar la producción agrícola, porque lo están haciendo en motos, a pie o con animales, detalló Márquez. Son cítricos, cambures. tubérculos y hortalizas, además de quesos, que surten incluso a municipios vecinos. En unos 15 días podría estar restituido el paso.

A estas alturas todavía se está haciendo la evaluación, no nos han integrado a los equipos de trabajo, explicó el mandatario local.

El servicio de agua se ha restituido en 95%, aunque no con regularidad, señaló. Debe mantenerse el uso racional. El servicio eléctrico está completamente restablecido, destacó. Las carreteras locales están restablecidas, detalló, pero hay unas ocho comunidades aisladas en carro.