La idea apunta a que se consiga un espacio para conseguir acuerdos parciales que atiendan la urgente situación de crisis en alimentación y salud. El planteamiento indica que la crisis “no esperar a los acuerdos y los cambios políticos y debe ser atendida con urgencia”

Afirman los integrantes de la Alianza por Referéndum Consultivo (ARC) que los temas, social y económico, deben tener un tratamiento especial debido a las necesidades inmediatas de la población y, por consiguiente, entregaron al equipo de Michelle Bachelet una carta planteando las mesas paralelas.

Carlos de la Torre, integrante del equipo de la Comisión de la Oficina de la alta comisionada de la ONU para los DDHH, recibió la propuesta de manos de Gustavo Márquez, Johel Orta y Enrique Ochoa Antich, de la ARC.

La carta señala que lograr que “la grave situación social y económica de los venezolano”, debe ser “colocada sobre la mesa de diálogo y negociación, que adelantan ambos (Gobierno y oposición) con la mediación del Gobierno de Noruega”.

Continúa explicando el escrito que: “Todos sabemos que la superación de la catástrofe social y económica que padecemos pasa por un cambio de Gobierno. Todos sabemos que la crisis política incide en la economía y por tanto en lo social. Pero el sufrimiento de los venezolanos, en particular de los más pobres, es de tal magnitud que no puede esperar a los acuerdos y los cambios políticos y debe ser atendido con urgencia. Quienes se acuestan sin comer, los niños que mueren de mengua en nuestros hospitales, los millones sin agua ni luz la mayor parte del tiempo, no pueden esperar por elecciones. En particular, hablamos de áreas sensibles como la alimentación y la salud”.

“Creemos que en esa mesa de negociaciones debe explorarse un programa integral de atención inmediata a la crisis social compleja apoyada en la cooperación internacional y reformas consensuadas que propendan a estabilizar la economía y a rescatar el ingreso de los trabajadores”, señala este organización política.