El abogado Bell dijo a Efe este viernes que no podía “hablar en nombre del tribunal sobre cómo abordará ahora la publicación ilegal de las imágenes de Saab”

La audiencia prevista para este lunes en el caso del empresario colombo-venezolano Alex Saab, extraditado desde Cabo Verde a EE.UU. para responder de acusaciones de lavado de dinero, se celebrará a puerta cerrada, según constataron los periodistas.

El acceso al tribunal está cerrado y no se ha difundido el link necesario para asistir a la audiencia por Zoom.

La primera audiencia desde la llegada de Saab, presunto testaferro de Nicolás Maduro, que tuvo lugar el 18 de octubre, sí estuvo abierta a la prensa y hasta 350 periodistas y otras personas la siguieron por Zoom.

Después de que las imágenes de Zoom de la primera audiencia fueron publicadas por algunos medios, infringiendo las normas judiciales que lo prohíben, la defensa de Saab, encabezada por Henry Bell, pidió al juez que tomara medidas para evitar que volviera a suceder.

Aunque ninguna fuente judicial confirmó que la decisión del juez Charles N. Scola ante esa petición fue celebrar la segunda audiencia a puerta cerrada, todo parece indicar que así fue.

El abogado Bell dijo a Efe este viernes que no podía “hablar en nombre del tribunal sobre cómo abordará ahora la publicación ilegal de las imágenes de Saab”.

También confirmó que Saab se declarará no culpable de las siete acusaciones de lavado de dinero y una de conspiración para cometer ese delito que se le imputan.

Si Saab, de 49 años y extraditado el 16 de octubre desde Cabo Verde, se declarara culpable, podría evitar un juicio público.

Declararse culpables es el paso que normalmente dan los acusados que llegan a acuerdos de colaboración con la Fiscalía, con vistas a lograr penas más suaves si son condenados.

Los fiscales consideran que Saab lavó más de 350 millones de dólares para pagar corruptelas del presidente venezolano a través del sistema financiero estadounidense y ya adelantaron que son contrarios a que se le conceda libertad bajo fianza, pues a su juicio existe riesgo de fuga.

El Gobierno de Venezuela, que afirma que Saab tenía inmunidad diplomática cuando fue detenido en Cabo Verde, mostró su rechazo a la extradición suspendiendo unilateralmente el diálogo que llevaba a cabo con la oposición en México.

Previamente, Saab había sido nombrado en ausencia representante del Gobierno en esas conversaciones.

Mientras el exilio venezolano en EE.UU. confía en que Saab colabore con la Justicia de EE.UU. y ponga así en evidencia a Maduro, desde Caracas portavoces oficiales y la esposa del empresario insisten en que no se va “doblegar”.