El distanciamiento social, también llamado “distanciamiento físico”, significa mantener un espacio entre usted y las demás personas fuera de su casa

Una de las normas para la prevención del Coronavirus es el distanciamiento social, debido a la facilidad con la que se puede propagar este virus a través de una persona y convertirse rápidamente en una cadena de contagios.

Se dice que el COVID-19 se propaga principalmente entre personas que están en contacto cercano por un período prolongado, la propagación se da cuando una persona contagiada con el virus, tose, estornuda o habla, y las gotitas de su boca o nariz se expulsan al aire y terminan en la boca o nariz de las personas cercanas.

De igual manera, estas gotitas también pueden inhalarse y entrar en los pulmones. Estudios recientes indican que las personas que están infectadas pero no tienen síntomas, probablemente, también juegan un rol en la propagación del coronavirus.

En Venezuela, a pesar de que los ciudadanos conocen estas recomendaciones, desde el primer día las aglomeraciones han sido la constante para comprar alimentos, luego para buscar agua, y hasta en las colas de la gasolina donde muchos conductores se bajaban de su carro o moto y generaban aglomeraciones.

En esta observación y con detenimiento hemos podido constatar es que muchas personas no cumplen con la tan importante norma, entre apretones de mano, abrazos y la invasión del espacio necesario de la otra persona en las colas, es lo que se demuestra en distintos videos de zonas como Catia, Baruta, Petare, Chacaito, entre otros.

Al hacer reclamos, las personas que no cumplen con el distanciamiento social, las respuestas recibidas varían entre: “No seas exquisito”, “De algo tenemos que morir”, o “Me paro donde me dé la gana”.

Es que lamentablemente, el distanciamiento social ha generado hasta peleas entre venezolanos que aún no entienden la magnitud del virus al que estamos enfrentando.

Luego de la flexibilización, el gobierno de Maduro decretó una nueva fase ante el brote de nuevos casos de COVID-19, en donde hasta la fecha este martes 23 de junio Venezuela sumó 137 casos, con los que la cifra de contagios asciende a 4.185 y se mantiene en 35 el número de fallecidos.

Sin embargo, a la ciudadanía le sigue haciendo falta un poco de más de conciencia, hasta el día martes en Baruta tuvieron que pasar las autoridades indicando que por favor se procediera al cierre de los negocios. En la parroquia 23 de Enero, cuerpos de seguridad indicaban con un parlante que después de las 3 pm el que estuviera en la calle sin salvoconducto sería detenido y recibiría una multa.

Foto: EFE

Ante todas estas medidas, es importante destacar que en las horas que se tengan para circular y las personas con salvoconductos deben guardar el distanciamiento social debido a que el virus sigue en la calle y la única manera de controlarlo es tomando las medidas pertinentes.

El uso de la mascarilla sigue siendo fundamental y el distanciamiento en el transporte público, en donde aún se ven personas de pie que se trasladan hacia sus trabajos o a comprar alimentos y medicinas.