Ahora “esperamos que en los próximos días se realice la juramentación del cogobierno estudiantil”, expresó Jesús Mendoza, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV. Instalar una mesa para trabajar el monto de las becas estudiantiles es una de sus prioridades

A las 10:52 am de este lunes 27 de junio, con un minuto de silencio para rendir homenaje a un dirigente estudiantil como lo fue Américo Martín, comenzó el acto de juramentación de las nuevas autoridades de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Se hizo en la Facultad de Farmacia de la casa de estudios, Patrimonio de la Humanidad y otra víctima de la emergencia humanitaria compleja.

Previamente el nuevo presidente de la FCU, Jesús Mendoza, estudiante de odontología y líder de la plancha “La U que soñamos”, anunció cuáles serán sus prioridades y destacó que más de 6 mil ucevistas votaron por una renovación. “Esperamos que en los próximos días se realice la juramentación del cogobierno estudiantil”, expresó, en un mensaje directo al Consejo Universitario de la UCV (al que le corresponde tomarles juramento a los consejeros ucevistas). “El exhorto es que el Consejo Universitario haga la juramentación de los seis representantes estudiantiles: los seis principales y los seis suplentes, cuanto antes”, insistió. “La autonomía universitaria no es discurso; hay que practicarla. Y el Consejo Universitario la tiene que practicar”.

La universidad, recordó, “vive una crisis sumamente fuerte de presupuesto, de transporte, de becas, de sueldo de profesores. La beca es de seis bolívares y el sueldo de un profesor no llega a 30 dólares”. Hoy “tenemos una Federación de Centros Universitarios recién electa que quiere tratar de trabajar con el ucevista para tener condiciones aptas para la reactivación de la universidad, que es necesario realizarla cuanto antes”.

Mendoza definió 10 líneas de acción, entre las que se encuentran garantizar el gasoil para las rutas universitarias, una mesa de trabajo para ajustar el monto de las becas, revisión de la dirección de seguridad, lograr que la UCV sea un espacio plural y de no discriminación. “Esta es una de nuestras banderas: defender la autonomía la autonomía universitaria, que está contemplada en nuestra Constitución”.

La meta que se han trazado es que este año es conseguir que la UCV retome las clases presenciales. “De las 47 escuelas 27 están de manera semipresencial. Nuestra meta es que este año 2022 el 100% de las escuelas estén de manera semipresencial”, subrayó.

Sobre la posible injerencia del TSJ en las elecciones estudiantiles, reafirmó que este es “un ente exterior, y nosotros tenemos autonomía universitaria que está en la Constitución. Lo que hizo el TSJ es notificar a la Comisión Electoral sobre un recurso que introdujo un egresado, lo que no impide que se realice la juramentación del gobierno universitario (FCU). Una de las cosas que nosotros vamos a depender siempre es la autonomía universitaria. Las instituciones externas no se tienen que meter en las elecciones ucevistas porque fueron más de 6 mil ucevistas los que votaron, participaron y eligieron”.

Mendoza consideró que la recuperación de la UCV por parte de una comisión presidencial “era una deuda que tenía el Estado venezolano con la universidad desde hace 20 años. Son 20 años en los que el Estado no asignaba presupuesto adecuado, 20 años en los que no se hacía mantenimiento adecuado”. Recordó que, como consecuencia del déficit presupuestario, “se desploma el pasillo 5 y se quema la Escuela de Estudios Políticos, escuela que no ha sido incluida en ese plan de recuperación de espacios. Hacemos el exhorto a que sea incluida y a que se le dé una solución a más de 500 ucevistas”.

También exigió que la comisión presidencial “le rinda cuentas al Consejo Universitario, máximo órgano de cogobierno universitario, que aún no sabe cuál es el presupuesto ni quienes están trabajando en la UCV”.

Yonnathan Carrillo, vicepresidente adjunto, reiteró que la línea principal es que la UCV “le abra las puertas a todo el estudiantado”, y para ello “debe haber un gran incentivo”. Es clave “que las reivindicaciones estudiantiles puedan retomarse, que pueda haber mesas de trabajo, incluso, con los entes del Estado, para que pueda nuevamente el estudiante disfrutar de las bondades que la universidad le ofrece”.

Ya en el auditorio, varios decanos (como el profesor Gustavo Izaguirre, decano de Arquitectura y la profesora Margarita Salazar, decana de Farmacia) acompañaron la transmisión de mando. Dirigentes profesorales (como José Gregorio Afonso, de la Apucv) también acompañaron el acto de juramentación.

En su intervención, el decano de Faces, el profesor Ángel Reyes, advirtió que la UCV está “asfixiada, acorralada y amenazada” en medio de una grave situación política nacional.

Reyes enfatizó que, para hacer frente a la crisis universitaria, hay que proponer “soluciones inteligentes, flexibles, creativas, respetuosas y viables”.

Con este proceso “hemos ganado todos”, sostuvo Reyes. “Aquí no ha perdido nadie”.

Ni enfrentamientos, ni odios eternos, ni rencillas que no conducen a nada. David Sosa, presidente saliente de la FCU-UCV, compartió algunas recomendaciones para quienes hoy se estrenan en la dirigencia estudiantil universitaria.

Sosa, con base en su experiencia, resaltó que en política no hay amigos ni enemigos eternos. “En política no hay amores eternos ni odios irreconciliables”, caracterizó. Llamó a trabajar las diferencias en el qué y no en las personas y recordó que quienes quieran dedicarse a la política deben entender que su compañero será el que tengan al lado. Y recomendó mucha altura en el debate.

Luego, los dirigentes estudiantiles se comprometieron -con su juramento- a defender la autonomía universitaria, especialmente ante la hostilidad del poder.