Hay 152 trabajadores presos, afirma Eduardo Sánchez, presidente de Sinatra. El mandatario Nicolás Maduro “sabe perfectamente lo que está ocurriendo”, señala Armando Guerra

Los alrededores del Palacio de Justicia, en Caracas, pueden tomarse como una metáfora de lo que sucede con la justicia en Venezuela. Fue en ese entorno caótico que, este jueves 22 de junio, se unieron familiares y compañeros de trabajadores venezolanos presos para exigir su liberación.

“Pedimos a las organizaciones sociales internacionales que expresen la solidaridad para exigirle al gobierno que libere a los trabajadores presos, que libere a los trabajadores que en estos momentos están siendo detenidos injustamente y que les están aplicando sentencias de carácter político para intentar justificar lo injustificable”, subrayó Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato de Trabajadores de la UCV (Sinatra-UCV).

“Seguimos en la calle por la liberación de los trabajadores que el gobierno reprimió”, gritaron los manifestantes.

Sánchez aseguró que hay 152 trabajadores presos, “detenidos por una relación directa con la empresa donde trabajan”. Unos 36 ya están en cárceles (la mayoría en El Rodeo) y van por las presentaciones. “El único caso que está sentenciado es Rodney Álvarez, que fue como un conejo sacado del sombrero para justificar internacionalmente que no estaba secuestrado”.

Álvarez, quien estuvo preso sin sentencia 10 años, fue acusado y condenado “y es chavista, ha expresado su defensa” del proceso. Las detenciones se producen cuando los trabajadores, “en uso pleno de su ejercicio sindical, van a exigir la defensa de los derechos contractuales”.

“Por negarnos a actuar en cosas de corrupción, por no actuar como no debemos actuar se nos juzga”, criticó Rosario Ríos, trabajadora y esposa del dirigente sindical encarcelado Eudis Girot. “Somos venezolanos, somos sindicalistas, somos trabajadores y somos gente que necesita que en este país impere la justicia”.

Un obrero como Eudis Girot “no maneja información confidencial”, reiteró Ríos al refutar las acusaciones de supuesta revelación de información. “Los obreros no la manejamos y Eudis Girot es manguerero en Petróleos de Venezuela”.

Mi hermano está detenido desde noviembre de 2020, recordó Zobeida Girot. “Pido la libertad plena. Mi hermano es inocente e hizo lo que tenía que hacer: pedir las reivindicaciones de sus compañeros de trabajo”.

Armando Guerra rechazó la sentencia de 15 años de cárcel a Rodney Álvarez y aseguró que el homicidio del que se lo acusa fue cometido, presuntamente, por “pistoleros del PSUV”.

“Rodney es inocente, Rodney es inocente”, corearon los familiares.

Guerra indicó que el 11 de julio apelaron la sentencia y que están solicitando “una audiencia oral para demostrar la caída de todos los argumentos que el gobierno ha presentado”.

Estos casos atañen “a los trabajadores de este país” y también “a la izquierda en el mundo, que se dice defensora de los derechos”, sentenció Sánchez. De la izquierda esperan “que exprese la solidaridad hacia el movimiento de los trabajadores”.

Todos, sostuvo Armando Guerra, son presos políticos, “presos por denunciar la corrupción del gobierno, por no aceptar ser parte de la macolla de los corruptos de este gobierno”, por defender el derecho al trabajo y su organización sindical.

A su juicio Nicolás Maduro “sabe perfectamente lo que está ocurriendo, es el artífice de todo lo que está ocurriendo. Nosotros no creemos en la posibilidad de que el presidente esté con los ojos vendados. No. Si más bien por hacer estas denuncias sabemos el riesgo que corremos”.

El gobierno debe entender “que ese mecanismo no va a parar a la clase trabajadora”, destacó Eduardo Sánchez. “Hoy podrán tener al COVID de su lado, y la cuarentena, para tratar de que la gente no se movilice, pero en algún momento esto va a pasar, y en ese momento los trabajadores vamos a salir a la calle a exigir nuestros derechos”.