El sector dirigente de la oposición se enreda y se hunde en la medida en que pretende un deslinde con la acción violenta del fin de semana.

Como una error de la “oposición radical” califica el Movimiento REDES, las acciones de la denominada Operación Gedeón y señalan que estos hechos terminan apuntalando al Gobierno de Nicolás Maduro

En un comunicado señalan que, los eventos del pasado fin de semana “han facilitado la deriva autoritaria represiva del gobierno” y alertan que “el voluntarismo militarista es la expresión extrema de la desesperación de una élite política ante la pérdida de la confianza de sus seguidores”.

Por otra parte, llaman la atención de actuaciones que definen como “voluntarismo”, que según la apreciación del Movimiento REDES, “se convierte en aventura y casi siempre en desastres temerarios”.

Los voceros que envían en comunicado sostienen que “opositores extremistas atornillan al madurismo, le hacen un favor”

Este es el comunicado completo

El movimiento REDES, se pronuncia ante los últimos acontecimientos políticos experimentados por el pueblo venezolana a través del siguiente documento:

¿Cómo se llegó a esto? La oposición radical dilapidó su capital político acumulado y materializado en el triunfo electoral de 2015. A partir de ese momento, fue abandonando la lucha en el terreno democrático, construyó la ilusión de que el gobierno ya estaba caído. Se envalentonó y se fue desesperando en la medida en que no lograba sus objetivos, así, fue cayendo en los numerosos peines y provocaciones montados por el gobierno.

En esa misma medida, se fue extraviando en un discurso radical dictado desde afuera, fue adquiriendo vínculos y compromisos con distintas súper potencias, hasta quedar totalmente sumisa y subordinada a estos intereses.

Ese sector perdió la brújula en la misma medida en que la improvisación demagógica, estimulada por el chantaje, el odio y la rabia de grupos radicalizándose fue chantajeando a la dirección política, llenando de ilusiones inmediatistas de carácter violento la propuesta de ese sector.

La opción por salidas extra constitucionales que acelerarán la posibilidad de un cambio político, ha sido la conseja de una dirección política aventurera he irresponsable. Incapaz de auto crítica y rectificación. Esa conducta la han llevado a frustrar las esperanzas de cambio de miles de ciudadanos que alguna vez apostaron su confianza en ellos.

Esa dirección hoy se encuentra desesperada e intenta contener la desbandada, quieren frenar el reflujo de masas radicalizándose aún más y profundizando el aventurerismo foquista.

Sus acciones han facilitado la deriva autoritaria represiva del gobierno. Hoy, esos opositores se encuentran perseguidos, exiliados, apresados, muertos, y acorralados. Con todo esto, no aceptan la realidad y a falta de ideas, apelan al vanguardismo.

Es una dirección política sin coraje ni visión estratégica, optan por el radicalismo violento porque así logran aseguran la audiencia de un puñado de ciudadanos gobernados por las emociones más primarias producto del atraso político, los prejuicios y el odio de clase.

Cuando el voluntarismo sustituye la acción colectiva de las masas, la sudación se convierte en aventura y casi siempre en desastres temerarios.

El voluntarismo militarista es la expresión extrema de la desesperación de una elite política ante la pérdida de la confianza de sus seguidores. Entonces optan por la operación de sustituir a las multitudes por la apuesta al éxito de contundentes y espectaculares acciones de fuerza que sustituyan a las masas y compensen su ausencia.

Este tipo de prácticas son reprochable aunque la operación violenta tenga éxito. Pues no es la expresión de estado de conciencia alguno y de ningún movimiento de las multitudes.