“Yo seré el candidato de la Unidad, pero, para poder ser el Gobernador, tenemos que dejar las posiciones mezquinas”, dijo el presidente fundador de “Proyecto Guácharo, Johel Orta Moros, quien también reiteró que son necesarios los acuerdos para “no es posible que vayamos divididos. Hay que hacer un gran esfuerzo, por el interés de la Nación, el estado y el municipio”

Este sábado fue presentado el partido Proyecto Guácharo, en la sede ubicada en la calle Infante de Maturín, un organismo que estará en manos de Johel Orta Moros como su presidente fundador.

“Proyecto Guácharo nace para defender la dignidad de los monaguenses, para buscar el bien común, para recuperar la calidad de vida de los ciudadanos. Entendiendo que el saludo de los Guácharos no es cómo está compañero o camarada, sino cómo está el ciudadano”, indicó Orta Moros en una nota de prensa y destaca que los partidos tienen que dejar de ser cascarones vacíos y aportar las soluciones urgentes que necesita la población.

Asimismo, catalogó como inaceptable la situación actual de Monagas. “No podemos seguir siendo pisatarios, es inaceptable que se queme el gas y que se cocine con leña, la deforestación indiscriminada es una vergüenza. Si los rusos son de los mayores exportadores de gas en el planeta, asociémonos con ellos, recuperemos nuestra industria gasífera”.

Entre las propuesta de este partido se encuentra resolver el tema del agua buscando reparar la planta existente y ubicando otra Guarapiche arriba; respecto a la gasolina, propone la construcción de refinerías modulares para el combustible; y se cree que el “Gobernador no puede ser un cuentadante, tiene que ser una persona con visión empresarial, que atraiga el capital privado, al sector avícola, agropecuario, que monte casinos y bingos y genere empleo. Que ponga a valer un centro de convenciones en el estadio Monumental que le costó miles de dólares al estado, que busque una salida al mar, que construya un puerto de aguas profundas”.

En este sentido, Orta afirmó que “tenemos que empezar a creer en los méritos y en la capacidad del equipo que se encargará de la región porque no podemos estar dirigidos por mediocres”.

Para lograrlo, es necesario gobernar con los mejores para dirigir los destinos del estado. “Si hay 333 buenos alcaldes tendremos un gran país con miras a las elecciones presidenciales, y evitar una sucesión del chavismo para la transición democrática con el objetivo de recuperar a Venezuela de la peor crisis de la historia republicana del país”.

Finalmente, enfatizó que “no podemos permitir que con 85% de rechazo de la población, gane el oficialismo. Me niego a que la estupidez y las miserias humanas estén por encima de las virtudes. Esta no es una feria de simpatías, hay que cambiar la forma de hacer política para evitar eternizar el chavismo. La unidad está por encima de todo”.