“Nicolás Maduro ofreció pagar vacunas con petróleo. “¿Es que China no recibe el pago en petróleo, siendo uno de los grandes consumidores de energía del planeta? ¿O se cansó de recibir ese tipo de pagos?”, se preguntó el periodista José Gregorio Yépez, durante su programa Con los pies planos

La pandemia se convirtió en un problema económico en Venezuela porque el país no tiene recursos para hacer frente a las medidas necesarias para contenerla, afirmó el periodista José Gregorio Yépez.

“No hay plata para garantizar las vacunas, y un acuerdo endeble entre oposición y gobierno para acceder a las vacunas del mecanismo Covax es pateado y no hay un plan claro de vacunación que sea una alternativa”, condenó.

Aun cuando la administración de Nicolás Maduro rechaza las vacunas de AstraZeneca por la polémica en torno a su seguridad, Yépez recordó que Rusia y China “son aliados estratégicos de Miraflores” y podrían garantizar las inmunizaciones para un plan de vacunación.

Por ejemplo, “Chile garantizó 10 millones de vacunas chinas con un pago anticipado”, resaltó.

“¿No hay con qué pagar las vacunas contra la COVID-19 a Rusia y a China?”, interrogó. Nicolás Maduro ofreció pagar vacunas con petróleo. “¿Es que China no recibe el pago en petróleo, siendo uno de los grandes consumidores de energía del planeta? ¿O se cansó de recibir ese tipo de pagos?”, amplió Yépez en su intervención.

Durante el programa Con los pies planos, transmitido por la cuenta en Instagram de contrapunto.com, Yépez se preguntó “si existe una contradicción entre atacar la pandemia y atacar la crisis económica que tenemos en el país. ¿Son excluyentes las acciones para una y otra situación que agobia a los venezolanos?”.

En su análisis, señaló que el aumento en el número de casos ha obligado a reforzar la cuarentena radical, lo que “enciende las alarmas en el sector empresarial que ve complicada la sobrevivencia de sus empresas”.

Contrastó las realidades: los médicos recomiendan el confinamiento como medida efectiva para frenar la transmisión, pero millones de personas se ven obligadas a trabajar todos los días porque de lo contrario no tienen nada qué comer. “La informalidad en el país supera 50% de la fuerza de trabajo”, y en esa franja se encuentran también los profesionales por cuenta propia y los oficios. Esto significa “que el confinamiento es inviable para la mitad de los trabajadores” venezolanos, “y esto hace que un problema de salud pública se agrave”.

Los esquemas de cuarentena en todas sus variantes (7X7, 7X14, 7X21) han sido criticados por los empresarios, que han advertido que pueden aumentar el desempleo, enfatizó el periodista.

La crisis de Pdvsa, la caída de los precios del petróleo, la imposibilidad de acceder al financiamiento internacional, el desvío de recursos, la corrupción, la ineficiencia y el congelamiento de fondos en el exterior han dejado al país sin posibilidad de compensar a la población para que se quede en casa, consideró.