El politólogo integrante de Mover señala que “alteraron las normativas, intentan abortar el referéndum revocatorio y nosotros parir la libertad”

Ante la decisión anunciada este viernes por el Poder Electoral de convocar a la recolección de firmas o manifestación de voluntad para activar la consulta que revoque el mandato de Nicolás Maduro para el día miércoles 26 de enero, los integrantes del Movimiento Venezolanos por el Revocatorio (Mover) salieron al paso, cuestionando la decisión por precipitada y encontrarse fuera lo previsto en los parámetros constitucionales.

Nícmer Evans y César Pérez Vivas, integrantes de Mover, esgrimieron una serie de argumentos en busca de desmontar esta decisión que aseguran no tiene asidero jurídica y carece de sentido común.

Cuestionaron las condiciones que obligarían a que se lograran obtener cuatro huellas y una firma en proceso de 10 segundos, sin margen de error para que se pudiera hacer viable la recolección de las manifestaciones de voluntad para revocar a Nicolás Maduro.

“Es humana y matemáticamente imposible lograrlo. Es un bufonada”, dijo Pérez Vivas.

“Establecer de forma apresurada, inconsulta y clandestina 1.200 centro de recepción de manifestaciones de voluntad para que 21 millones de ciudadanos ejerzan su derecho, constituye una aberración política y una negación del derecho a más de 90% de nuestros ciudadanos”, agregó.

Por su parte, Nícmer Evans dijo que la afirmación “¡Ahí tienen su revocatorio!”, la respuesta de Mover es: “No aceptamos que esto sea parte del proceso de convocatoria legítima del referendo revocatorio. No estamos abandonando el derecho a activar el referendo, nos mantenemos solicitando la activación como debe ser, no como a ellos les dé la gana”.

Más adelante agregó que hasta ahora “no hay comunicación oficial en relación al cronograma. A estas alturas no han sido publicados los centros para expresar las voluntades”.

“Decidieron abortar el esfuerzo porque tienen demasidas contradicciones internas. Ellos saben que pierden el revocatorio y quieren hacerlo inviable. Por eso alteraron las normativas. Intentan abortar el referéndum revocatorio y nosotros parir la libertad”, dijo Evans.

Finalmente, dijo “no es maduro el que va a determinar la agenda, debe ser el pueblo venezolano. Esta es un oportunidad para unirnos en los esfuerzos por revocar Maduro”.