Inicio Nacional Política Narváez: El Estado sepultó los derechos humanos y las garantías constitucionales en...

Narváez: El Estado sepultó los derechos humanos y las garantías constitucionales en fosas comunes

Asegura que el Estado se contradice en su afirmación de que “dentro de nuestra Constitución todado y fuera de la Constitución nada”. Sostiene que usa una constitución de bolsillo y le da la espalda.

La violación sistemática de los DDHH en Venezuela sigue siendo una Política de Estado, asegura el abogado y defensor de derechos humanos Rafael Narváez

“Quien alza la voz para exigir los justos reclamos salariales para soportar la hambruna, servicios básicos, calidad de vida, combustible son víctimas de detenciones arbitrarias, represión y cárcel”, asevera Narváez.

El ex parlamentario ratificó que el Estado venezolano se ha convertido en el primer violador de los derechos humanos de la región y “mantiene una justicia politizada y paralizada, vulnerando el debido proceso de derecho a la defensa y presunción de inocencia de 365 presos políticos que siguen en los centros de torturas del SEBIN y la DGCIM sin un trato humanitario y despreciados por un sistema de justicia inhumano”.

Aseguró que el Estado se contradice en su afirmación de que “dentro de nuestra Constitución todado y fuera de la Constitución nada”. Sostiene que usa una constitución de bolsillo y le da la espalda.

“La población es víctima del hambre por la hiperinflación indetenible, con sueldo miserable que solo alcanza para un cartón de huevos o un kilogramo de queso. Esta situación sigue provocando un mayor desplazamiento forzado por el hambre de miles de venezolanos a otros países donde siguen siendo víctimas de la xenofobia y el desprecio. El reciente caso de Trinidad y Tobago es un claro ejemplo, donde 24 venezolanos incluidos 16 niños fueron lanzados por el gobierno de la isla al mar sin que el canciller Arreaza y el equipo consular asumiera la defensa de nuestros hermanos”, afirmó Narváez.

El coordinador de los derechos civiles denunció y responsabilizó al Estado de haber “sepultado los derechos humanos y garantías constitucionales de los ciudadanos en fosas comunes clandestinas”.

Para finalizar el defensor DDHH Rafael Narvaez afirmó que estamos en presencia de la tragedia más grande en materia de los derechos humanos. Personas que han sido víctimas de un Estado que sigue estando impregnado de venganza, odio, resentimiento y les desprecia.