Si el fiscal de la CPI visita los hospitales del país “se encontraría con la peor fotografía de Venezuela”, subrayó este martes Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos de Venezuela.

El Hospital Cardiológico Infantil, más nuevo, muestra la cara de la falta de recursos humanos y dotación, comparó Lorenzo. Está operativo, pero en las mínimas condiciones, porque los cirujanos cardiovasculares se han marchado.

La migración de personal y la falta de servicios básicos afectan a los hospitales, reiteró.

Hasta el 27 de octubre fallecieron 534 médicos, 62 enfermeras, 18 odontólogos, 12 bioanalistas debido a la COVID-19, recordó.

Lorenzo apuntó que desde abril de este año la vocería oficial no ha reportado la realización de pruebas PCR y explicó que entre 20% y 33% de los estados no tienen reporte oficial, por lo que se presume que no las realizan. Los laboratorios privados están haciendo las pruebas, pero el Ministerio de Salud debe exigir que informen a diario los resultados que consiguen.