Douglas León Natera solicitó respuesta a las comunicaciones enviadas al Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo

Diálogo es la principal propuesta que hace la Federación Médica Venezolana al gobierno de Nicolás Maduro para empezar a solucionar la crisis de la salud y poner coto a enfermedades y muertes. Pero también, que cese la hostilidad contra los trabajadores del sector.

En la entrada de la FMV está el recordatorio de todos los médicos que murieron durante la pandemia de COVID-19.

Parece que la memoria es corta, porque quienes ayer eran tratados como héroes, hoy son tildados de villanos. Y ese es uno de los puntos que aborda Douglas León Natera, presidente de la Federación, al insistir en el diálogo.

El médico está en el hospital “sin recursos, solo con sus conocimientos, tratando de salvar vidas y encima es atacado”, deploró. El dirigente ratificó a sus agremiados que no deben pedirles nada a los familiares de los pacientes: “Díganselo al paciente para que el paciente vaya a la dirección del hospital y lo reclame”.

En los centros asistenciales hay al menos tres directrices, comentó. Una de ellas es que los médicos son mafiosos; otra, que pueden solicitar insumos en casos de emergencia, “pero si el médico no es simpático para ellos, va preso”; y otra dirección regional encarga a los directores de buscar soluciones. “Ante eso, lo que funciona es la lógica: no tiene el médico, ni el equipo de salud, tener que subsanar los errores o las cosas que no han hecho los directores de los hospitales”.

Douglas León Natera solicitó respuesta a las comunicaciones enviadas al Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo. “Les exigimos que esa reunión con los médicos se haga urgentemente, que no se quede en la retórica”, demandó. “Exigimos al gobierno nacional que rectifique esa situación anómala de atacar a quien no debe atacar, que rectifique y que investigue a sus directores y nos dé respuestas por escrito”.

¿Respuestas a qué? “A la dotación hospitalaria, que crónicamente se mantiene en disminución”, resaltó.