Este martes 13 de octubre, el Grupo de Lima se reuniré en Quebec, con la crisis venezolana como tema principal. La izquierda argentina le exige al gobierno del presidente Alberto Fernández que se marche del Grupo de Lima y nombre un embajador en Caracas

Seguramente el canciller argentino Felipe Solá estaba plenamente consciente de que, al votar a favor de que sigan las investigaciones sobre violaciones de derechos humanos en Venezuela, se convertía en objeto de la crítica de la izquierda latinoamericana.

El voto a favor de la continuidad de la Misión de Determinación de Hechos en Venezuela, por dos años más, generó el rechazo de personalidades que defienden la gestión de Nicolás Maduro, como la exembajadora sureña en Venezuela, Alicia Castro.

La Cancillería asevera que votó a favor de la resolución, porque incluía también el respaldo a la labor de la a Alta Comisionada, Michelle Bachelet.

“La Argentina no modificará su decisión de denunciar los bloqueos físicos y financieros contra Venezuela y las sanciones contra sus funcionarios, especialmente en tiempos de pandemia. Nuestro Gobierno defiende y defenderá la no injerencia externa y los derechos humanos en cualquier circunstancia”, explicó Solá en un artículo de opinión publicado en el portal https://www.elcohetealaluna.com/una-posicion-coherente/.

También precisó: “Es falso que hayamos votado una resolución del Grupo de Lima. De haber sido así, el texto tendría que haber recogido la última declaración de ese grupo, emitida el 14 de agosto, que llama “Presidente Encargado” a Juan Guaidó y menciona a Nicolás Maduro como cabeza de un “régimen ilegítimo”. La delegación argentina, obviamente, no firmó esa declaración”.

Sin embargo, le llovieron los señalamientos, como el de Guillermo Cieza, en el blog Patria Grande (https://blogpatriagrande20.wordpress.com/2020/10/09/el-canciller-felipe-sola-el-voto-en-la-onu-contra-venezuela-y-las-picardias), que habla sobre un supuesto giro en la política exterior Argentina. “En estos días Felipe Solá volvió a las primeras páginas de la actualidad política. Aparece como el responsable de dar un giro político en la política exterior del gobierno del Frente de Todos y alinearse con los cipayos del Grupo de Lima, para castigar a Venezuela. Felipe cargará con las culpas, el responsable es Alberto”.

La pertenencia al Grupo de Lima genera escozor en el kirchnerismo, que considera a Maduro el presidente legítimo de Venezuela y no reconoce a Juan Guaidó como presidente interino (como lo hacen países europeos).

Este martes 13 de octubre, el Grupo de Lima se reunirá en Quebeb (Canadá), con Venezuela como tema principal.

“El Grupo de Lima debe exhortar a la comunidad internacional para que se aboque a luchar por la democracia en Venezuela y el cese de la dictadura”, expresó Claudia Blum, canciller de Colombia, según el canal EVTV. https://evtvmiami.com/venezuela-sera-el-tema-de-la-reunion-del-grupo-de-lima-este-martes/

El kirchnerismo le exige a Fernández, que el país se retire de esta organización. El intelectual Atilio Boron consideró que Argentina debe aprovechar la reunión de este martes para notificar su salida del Grupo de Lima. También “tiene que designar un embajador para que nos represente en Venezuela”, porque en Caracas continúa el funcionario designado por el expresidente Mauricio Macri, como encargado de negocios. “Necesitamos imperiosamente tener un embajador allá y salirnos del Grupo de Lima”, enfatizó Boron.

“Yo les quiero pedir perdón, estoy avergonzada del canciller, es un tipo que no sabe dónde está parado ni qué es lo que está representando”, expresó el miércoles de la semana pasada Hebe de Bonafini, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, tal como lo registró EFE. Alicia Castro, decepcionada por el “lamentable giro” que a su juicio da la política exterior de Argentina, renunció a ser embajadora en Rusia, puesto para el que había sido propuesta por el Gobierno pero cuyo nombramiento aún no había sido aprobado por el Senado, reseñó EFE.

Por otra parte, Argentina tiene la presión de su historia. Los años de dictadura cívico-militar marcaron esa nación y han hecho que le resulte difícil asumir el tema con medias tintas. Aunque el ejecutivo de Maduro insiste en que el informe de la Misión fue manipulado, los datos allí incluidos no dejan a nadie indiferente.