El analista político señala que debe tenerse preparados los reemplazos ante las jugadas que se den en el escenario barinés

Complicarle el juego al Gobierno debe ser la estrategia que adopte la oposición frente al caso sostiene Luis Fuenmayor Toro, exrector suplente del Consejo Nacional Electoral y exrector de la Universidad Central de Venezuela .

Entre los nombres surgidos para asumir la candidatura opositora se decanta por Rafael Simón Jiménez y señala que “no tendrían como inhabilitarlo”.

Sostiene que las elecciones de Barinas “terminaron desatando los demonios. Las últimas decisiones aberrantes lo demuestran. Proceder de esta manera demuestra el terror que el gobierno le tiene a las elecciones dónde la gente vota para derrotarlo; demuestra también las facilidades que se le han dado con la abstención todos estos años”.

Asimismo, indica que la oposición debe estar preparada para inscribir candidatos y tener preparados sus reemplazos.

“No hay que ponérsela fácil al gobierno. Que rompa una y otra vez la legalidad. Está deshaciendo con los pies lo que estaba haciendo con las manos, al llevar adelante unas elecciones bastante aceptables”, sentencia Fuenmayor Toro.

En línea con esta afirmación, el gobierno de Nicolás Maduro tendría que convertirse en una total dictadura y proscribir los procesos electorales, lo cual no es fácil luego de haber asumido cambios importantes y tener en mente el desarrollo de propuestas económicas en las que está muy interesado”.

Sin embargo, acota que la característica del candidato no es un tema menor y advierte que “habría que buscar candidatos que no sean del sector extremista opositor, que no sean percibidos como fichas de intereses intervencionistas extranjeros en Venezuela”.

En su análisis Luis Fuenmayor Toro, indica que “una persona como Rafael Simón Jiménez sería un candidato de ese tipo. No tendrían como inhabilitarlo”.