David Uzcátegui pide primarias. Carlos Ocariz reitera que es el abanderado de la MUD. Juan Carlos Alvarado llama a una mesa de trabajo sin egos y sin chantajes

Si las divisiones de la oposición tuviesen rostro, seguramente ese sería el de David Uzcátegui y Carlos Ocariz. Los dos abanderados opositores para la gobernación de Miranda no solo no han logrado ponerse de acuerdo para definir un candidato único, sino que ambos se arrogan el favoritismo popular. A las aspiraciones se suma la del secretario general de Copei, el diputado Juan Carlos Alvarado, quien continúa con su precampaña por el estado.

En un escenario electoral, en el que la intención de voto por el PSUV no llega a 20%, según la encuesta de Delphos presentada en julio pasado, solo las divisiones de la oposición garantizan al oficialismo el triunfo. Una oposición unida posiblemente derrotaría al partido de gobierno. Pero, tal como van las cosas, ese no será el caso de Miranda.

El pasado 25 de septiembre, Ocariz certificó que la MUD lo designó como su candidato a la gobernación. “A partir de ahora nos toca a todos juntos sembrar de esperanza cada rincón de nuestro estado”, señaló en redes sociales.

Este jueves, Uzcátegui volvió a insistir en que se hagan primarias en Miranda, a fin de definir quién será el candidato a la gobernación.

Juan Carlos Alvarado no ha precisado si renunciaría o no a su candidatura, en pro de la unidad de la oposición. Pero sí ha insistido en “la implementación de una mesa de trabajo para alcanzar esos acuerdos sin egos, sin vanidades y sin ningún tipo de chantajes, de manera de presentar a los mirandinos un candidato a la gobernación y 21 candidatos a alcaldes”.