“Saludamos este nuevo escenario. Hay un reseteo del escenario político y eso en sí mismo es bueno. Sin embargo, no están todos los que son ni son todos los que están”, responde desde el otro lado de línea telefónica Juan Barreto, cuando Contrapunto le consultó acerca del nuevo espacio de diálogo que se creó con el Gobierno de Maduro y un sector de la oposición.

“Este es un paso necesario pero no suficiente porque no son todos los están ni están todos los que son. Venezuela tiene un espectro político y social más grande. Están las fuerzas sociales, fuerzas vivas de movimientos obreros, campesinos, empresarios, los medios, otros partidos. Está el chavismo de base, porque allí está representado la corriente que se hizo del Poder que es el madurismo, pero el chavismo de base descontento que aparece en las encuestas, no está”, sentencia Barreto.

Señaló que si bien su partido no está allí se siente representado “en alguna medida” por Claudio Fermín, “porque las propuestas que fueron aprobadas también son en buena medida lo que nosotros venimos señalando y poniendo sobre la mesa para que sean evaluadas. Eso es importante, necesario. Nos sentimos reivindicados en nuestras peticiones. Parecíamos unos locos arando en el mar, proponiendo cosas que hoy se materializan”.

-¿Cuáles son esas cosas?

-Hemos planteado un nuevo CNE, la representación proporcional de las minorías, como está en la constitución. Venimos diciendo que es importante y necesario que se rehabiliten a los partidos políticos que de alguna manera o circunstancia fueron inhabilitados como el caso nuestro. Hemos venido planteando una apertura democrática en los medios del Estado que fueron confiscados por una parcialidad política.

-¿El regreso del Psuv a la AN, la liberación de los presos políticos, un nuevo CNE y el cambio de petróleo por alimentos bastan?

-Faltaron propuestas que se les llevaron como la desmilitarización de las instituciones, la revisión del TSJ , la incorporación de nuevos magistrados para haya más equilibrio, pero es un primer paso. Digamos un primer round. Vamos a tener una posición vigilante, contralora, de critica positiva, de aportes hasta donde lo permitan.

-Dijo que no están todos los que son, ni son todos los que están.

-Tenemos entendido que la fracción del Gobierno no quiso que se incorporaran otros factores que se conformó con los partidos que estaban. Que no quiso que se incorporara el chavismo disidente, pero por ahora es un buen paso y vamos a seguir construyendo. La idea es que Venezuela entre en un proceso de diálogo de encuentro de reivindicación de la política. Nosotros no nos podemos oponer a lo bueno y tenemos exigir que se profundice, que se cumpla, que los plazos sean breves, que vayamos a salidas en el área social y económica que se hable en beneficio de los trabajadores.

La presión social

Barreto llama la atención la necesidad de hacer presión social para lograr los cambios porque sostiene que el Gobierno no está dispuesto a ceder, pero “hay hacérselo entender”.

“Hoy cuando se estaba firmando esto, los maestros estaban protestando. Le mandaron colectivos armados y les tiraron bombas lacrimógenas. Por eso no podemos pensar que el Ejecutivo está rectificando. El Gobierno está acorralado a nivel internacional y no le ha quedado más remedio que aceptar que hay otros actores”, dice el ex alcade Caracas.

-Maduro dijo que está dispuesto a sentarse en paralelo nuevamente bajo la figura del mecanismo promovido por el reino de Noruega.

-Eso no está mal. La oposición radical, la que estaba conversando en Barbados, ahora está en un aprieto. Ha reaccionado de manera negativa, diciendo que somos colaboracionistas y descalificando el acuerdo. Yo creo que esto es un mal mensaje. Pareciera que si ellos no son los protagonistas, todo es malo.

-¿Este acuerdo no es un bombona de oxígeno para el Gobierno de Maduro?

-Esa es una lectura, pero demeritar el acuerdo es un mal mensaje. Lo que se está acordando hoy es parte de la agenda de Barbados, es parte de lo que la comunidad internacional ha venido exigiendo. Es la agenda de la Unión Europea, del Grupo de Contacto. de modo que esto no puede ser tildado de colaboracionista.¿Qué va a decir el Grupo Lima, que hablaba de una salida pacífica y negociada? ¿Es más importante su protagonismo que los acuerdos? Tendrán que pensar, los de la oposición radical lo que están haciendo. Creo que se quedaron colgados de brocha y sin propuestas.

-Borges, Guaidó, Stalin González criticaron el acuerdo.

-Borges dice que somos unos poquitos. La historia dice que hay partidos pequeños en militantes ,pero grandes en propuestas y en ética, en política. Lo chiquito se puede hacer grande en la medida que se identifica con los deseos del pueblo. Allí hay miopía y mezquindad.

-¿Esto no implica que Maduro terminó escogiendo su oposición?

-Sale ganando esa oposición que hoy emerge ante la oposición radical y gana el Gobierno atinando en un diálogo que va en la dirección correcta.

-¿Colaboracionista entonces?

-Insisto. Eso es lo que tenía la agenda de las conversaciones en Barbados, lo que exigía el Grupo de Lima y el parlamento europeo. Nadie en su sano juicio puede negar eso. La pregunta es entonces: ¿Si lo hace Guaidó, es bueno? ¿Si lo hace Claudio, es malo? Toca esperar qué dice la Casa Blanca. A Guaidó le toca dejar su mezquindad y elevarse sobre sí mismo y demostrar si tiene dotes de estadista y la estatura para ser presidente de la República o, se queda en lo pequeño y mezquino como un político de trastienda que no trasciende a su tiempo.