Vladimir Villegas conversó con James Story, quien ha sido designado como embajador de los Estados Unidos para Venezuela. En su espacio Vladimir a la carta en la You Tube el diplomático afirmó que Maduro “decidió cubanizar a Venezuela”

James Story asegura que siguen empeñados en el cambio político en Venezuela y para ello apoyan a la oposición liderada por Juan Guaidó y setencia que han llevado conversaciones con el gente del Gobierno de Maduro que quieren un cambio.

“En Venezuela hemos tenido respuestas muy buenas dentro y fuera del régimen. Hay que sentarse en una mesa a resolver el problema. Creemos que hay personas dentro del régimen y la gran mayoría que quieren cambio”, dijo Story.

Villegas trató de precisar con el diplomático la capacidad de influencia de las personas con las que han tenido acercamientos y Story se limitó a decir: “Son personas de peso dentro del Gobierno que quieren cambio”.

Indicó que debe guardar la prudencia que impone la diplomacia y eso no hacía referencia exacta a quienes han sido contactados.

Story cataloga al Gobierno de maduro de “dictadura” y asegura que se ha encargado de desmantelar los mecanismos democráticos.

“Maduro ha tomado la decisión de cubanizar a Venezuela y sabemos que la población no lo va a aceptar. Nosotros vamos a apoyar a la oposición a Guaidó y los partidos democráticos los vamos a apoyar”, dijo Story.

Asegura que estas acciones no son políticas injerencistas y “se trata apoyar la defensa de los derechos de los venezolanos”.

Con respecto a la no concreción de la ecuación cese de la usurpación, Gobierno de transición y elecciones libres indicó que “nunca iba a hace fácil salir de 20 años del chavismo porque durante dos décadas han desmantelado las instituciones democráticas”.

“El 31 de marzo lanzamos un marco para la transición en e Venezuela apoyando a la AN y la propuesta de un Gobierno de Emergencia, desafortunadamente la dictadura no ha querido hablar al respecto”, dijo Story.

En la conversación con Villegas el diplomático sostiene que hay que “convencerlos a ellos de que se sienten. Muchos países apoyan el marco propuesto. La mayoría de las democracias saben que hay que tener conversaciones. El problema no es la Asamblea Nacional, el problema viene de las elecciones del 2018”.