El dirigente estudiantil, Jesús Mendoza rechazó que en el país se realicen “experimentos con vacunas que no están abaladas por la Organización Mundial de la Salud

Este lunes el movimiento estudiantil de la Universidad Central de Venezuela (UCV) propusieron que la casa de estudios sea un centro de vacunación masivo, “ya que para nadie es un secreto que el país tiene un plan de vacunación poco transparente”, dijo Jesús Mendoza, presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de odontología.

“Esta propuesta está avalada por las autoridades universitarias, sólo falta que el Estado ponga a disposición las vacunas. Los estudiantes de medicina nos ponemos a la orden para vacunar a la población”, señaló Jesús Mendoza, consejero universitario.

En ese sentido, afirmó que tras de 16 meses de pandemia, menos del 20 % de la población ha sido vacunada, además de que reclamó que los profesores ni los estudiantes de las facultades de salud de la UCV no han sido inmunizados, por lo que urge acelerar el proceso.

El dirigente también rechazó que en el país se realicen “experimentos con vacunas que no están abaladas por la Organización Mundial de la Salud”, como es el caso del inmunizante cubano Abdala. 

Según las autoridades del gobierno de Nicolás Maduro, 3,6 millones de personas “se han vacunado” en el país, una cifra que dista de la reportada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que da cuenta de 1,2 millones de personas con la primera dosis y apenas 223.858 que completaron el proceso de vacunación.

Hasta ahora en Venezuela se aplican la rusa Sputnik-V y Sinopharm, que requieren dos dosis, y la cubana Abdala, con tres.

“En agosto y septiembre va a haber grandes sorpresas en el avance de la vacunación masiva, pero en silencio tiene que ser por la persecución internacional del imperialismo contra Venezuela”, dijo Maduro, que espera que este mismo mes lleguen los primeros lotes de las vacunas adquiridas a través del mecanismo Covax de la OMS.