“Las decisiones políticas y legales de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia y de la Dirección General de Responsabilidad socavaron la naciente independencia del nuevo CNE”, alertaron los expertos

La misión de expertos electorales del Centro Carter concluyó, en su informe preliminar, que las elecciones del 21 de noviembre ocurrieron en un contexto de represión, desigualdad de condiciones y ventajismo del gobierno. “Las decisiones políticas y legales de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia y de la Dirección General de Responsabilidad socavaron la naciente independencia del nuevo CNE”, alertaron los expertos.

“Este informe preliminar ofrece un análisis inicial de la Misión de Expertos Electorales Internacionales del Centro Carter que comenzó su análisis a mediados de octubre y estuvo presente en Venezuela del 7 al 27 de noviembre de 2021. El objetivo de la misión electoral fue analizar el contexto general de las elecciones y el cumplimiento del proceso electoral con los estándares internacionales con miras a futuras elecciones en Venezuela. En enero de 2022 se presentará un informe final más detallado”, reiteró el Centro Carter.

Estas son las tres conclusiones:

1)Las elecciones han tenido lugar en un contexto general de crisis socioeconómica y humanitaria, agravada por la pandemia del COVID 19, patrones de represión política, restricciones severas a los derechos de participación política y libertad de expresión, ventajismo manifiesto del gobierno y desigualdad de condiciones. Sin embargo, las negociaciones entre sectores de la oposición y el oficialismo han dado lugar a tres cambios importantes para el ambiente de los comicios: la recomposición del Consejo Nacional Electoral (CNE) de manera concertada por la Asamblea Nacional (AN); la presencia de la observación internacional; y el ciclo de diálogo entre el gobierno y la oposición iniciado en México en agosto.

2)El nuevo CNE incluye dos (de cinco) rectores con vínculos con la oposición, lo que abrió la puerta a una mayor confianza en la independencia y credibilidad del organismo. Generando la posibilidad de una mayor previsibilidad y confianza en las reglas de competencia, garantías para el electorado y los partidos de oposición, y una demostración de mayor independencia. Sin embargo, las decisiones políticas y legales de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia y de la Dirección General de Responsabilidad socavaron la naciente independencia del nuevo CNE. Además, disposiciones relativas a los medios de comunicación y la libertad de expresión, la inscripción de candidatos, la suspensión de derechos políticos, la financiación de los partidos políticos y las campañas electorales no están en consonancia con las normas y compromisos internacionales suscritos por Venezuela.

3)El proceso electoral se desarrolló en un plazo reducido, con una nueva administración electoral, un gobierno dominante con una maquinaria política bien desarrollada que aprovechó los recursos del Estado frente a una oposición fragmentada que se había abstenido anteriormente en elecciones recientes pero que decidió participar. Las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre de 2021 eligieron 3082 cargos gubernamentales, incluidos 23 gobernadores, 335 alcaldes y miembros de las legislaturas estatales y consejos municipales. Se registraron 70.000 candidatos para competir y la participación fue del 42,26%. Aunque el partido gobernante ganó la mayoría de las posiciones, el total de votos real favoreció a la oposición en casi un 10%.