El chavismo tiene 15% de voto duro y 15% de voto blando, calcula el analista

El descontento no necesariamente gana elecciones. El chavismo-madurismo lo ha demostrado porque, pese a ser minoría, ha logrado imponerse en el escenario electoral.

Este miércoles, durante el congreso ideológico programático de Un Nuevo Tiempo (UNT), el analista Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, expuso algunos elementos sobre el chavismo-madurismo ante el escenario electoral de 2024 o antes.

Estas son sus reflexiones:

1)El chavismo tiene un 15% de voto duro. “Eso no quiere decir que no puede bajar, sino que para que baje es un proceso lento”, precisa. Como hay una percepción de mejoría en la crisis del país se hace más difícil que la parte dura se mueva.

2)Hay un 15% de chavismo blando, crítico, que hoy está apartado pero que se puede activar. “Si el chavismo muestra gestión, basta con que la gente sienta que hay un cambio, y ese 15% prochavista que era de chávez, y que con Maduro tiene dudas, puede decir que sí. Y si no hay otra oferta, ¿para dónde voy a coger?”.

3) “El gobierno tiene como montarse en 30% del voto, que es bastantísimo. Para pelear contra aquello, si no vas unido, estás listo”, alertó el investigador.

4)El gobierno de Maduro “es una minoría política, pero ha sido inteligente porque sabe ganar elecciones siendo minoría. Demuestra al contrario que no tiene sentido movilizarse”.

5)Pero el gobierno también “necesita de manera desesperada mostrar gestión. Necesita mantener a su rival desunido y desorganizado”.