Paz, bendiciones y abundancia son algunos deseos que los caraqueños le piden al Espíritu de la Navidad

Zurima Vásquez |Video: Miguel "Cuchi" Romero | Edición: David Garrido

Los deseos pedidos se cortan en tiras y se guardan hasta el próximo año, para quemar solo los que se cumplieron

El Espíritu de la Navidad es una tradición de los países del norte, pero desde hace varios años, ha sido adoptada en otras culturas del mundo como parte de las costumbres características de esta época navideña.

En esta fecha, 21 de diciembre, los creyentes abren las ventanas de sus casas en horas de la madrugada, piden deseos, realizan baños y rituales para dar la bienvenida al Espíritu de la Navidad. Algunos dicen que “al mal tiempo buena cara“.

Según las diferentes corrientes religiosas, hay varias versiones de quién es el Espíritu de la Navidad; por un lado se habla de una persona proveniente del norte que repartía regalos y bienes materiales, por otro lado, se habla de una energía angelical que trae riquezas en todos los ámbitos.

Sin importar cuál sea la creencia de cada venezolano que celebra la llegada del Espíritu de la Navidad, quienes lo hacen sienten que es una tradición o parte de una religión.

Esta festividad se celebra cada 21 de diciembre, día en que la Tierra entra en el solsticio de invierno, es decir, cuando el planeta se encuentra en el punto más lejano de su órbita con respecto al sol. Fecha propicia para que, entre las 10 y unos minutos pasada la medianoche, el Espíritu de Navidad baje a la Tierra y visite a los hombres de buena voluntad que le dan la bienvenida, recibimiento que se retribuye con abundancia, paz y amor para los próximos 12 meses.

Esencias de mandarinas son las más buscadas para rituales de recibimiento del Espíritu de la Navidad

En este sentido, hay quienes realizan rituales casi llegada la media noche para darle el recibimiento al Espíritu.

Los creyentes comienzan el ritual desde el día anterior, pues limpian su casa, para recibirlo libre de energías negativas y al siguiente día, luego de la cena, encienden velas naranjas, rojas y doradas, y aromas de mandarina o limón, posteriormente escriben sus deseos para el próximo año.

Todo lleva un orden, los deseos que se le piden a este Espíritu se escriben en orden de prioridad de mayor a menor, algunas personas recomiendan pedir en primer lugar por el bienestar y la paz mundial hasta llegar a los deseos más personales.

Los deseos se cortan en tiras y se guardan hasta la visita del año siguiente, para que se puedan quemar solo aquellos que se cumplieron.

Acá los pasos para iniciar esta tradición:

Primero haz tus cartas de perdón y gratitud, luego limpia tu casa desde adentro hacia fuera con sal marina y limón, y luego limpia de afuera hacia adentro con agua, agua de coco o esencia de coco y pétalos de rosa.

Prepara tu mesa, abre puertas y ventanas, quema las cartas del año pasado, la de perdón y gratitud.

Báñate con sal marina, limón y luego con agua de rosas para finalizar.

Coloca tu mesa, haz la bendición de los alimentos, coloca también tu chequera, monedero, y un billete de alta denominación y bendice tu prosperidad, al terminar la cena, lees tu carta de peticiones y quemas la original y guardas tu copia para seguirle dando energía durante todo el año.

Combo para realizar el ritual de recibimiento del Espíritu de la Navidad

Y ahora el Ritual:

Sobre la mesa se colocan las velas en triángulo, el incienso y la esencia.

Se encienden las velas en el sentido de las agujas del reloj, así como el incienso y se esparce por toda la casa.

Se abren puertas y ventanas para darle la bienvenida al Espíritu de la Navidad.

La familia se reúne en silencio y perciben la energía buena y positiva que trae el Espíritu.

Se deben escribir en un papel los deseos por orden de prioridad. Desde lo general a lo particular.

Luego la lista de deseos, se agarra y se pasa por las llamas de las velas y el humo de los inciensos, se dobla el papel y se deja toda la noche dentro del triángulo de velas.

Para concluir se dejan consumir las velas totalmente.