La organización política Unión y Progreso sentó su postura de cara a las elecciones primarias que promociona la Plataforma Unitaria y a los comicios presidenciales de 2024, según los establecido por la Constitución de Venezuela.

En este sentido, sostienen que “frente a las elecciones ordenadas por la Constitución Nacional para el año 2024, luchamos por lograr la unión de todos los venezolanos alrededor de un programa de cambio que convoque la participación masiva de la población en el proceso electoral. El proyecto continuista descansa sobre un elemento fundamental: que se produzca una gran abstención fruto de la desilusión y la desesperanza frente la posibilidad real de producir un cambio político”

Además, agregan que “la unión de los venezolanos debe producirse alrededor de una propuesta programática compartida por la inmensa mayoría de los ciudadanos, que se comprometa a restablecer la plena vigencia de la democracia y de los derechos humanos, la reactivación de la economía, la superación de la pobreza -objetivo prioritario del programa de cambio-, la recomposición de los servicios públicos y la erradicación de la corrupción”.

Consideran que nada hay más importante que el interés nacional y la superación del sufrimiento de la familia venezolana. La plataforma de cambio debe ganar las próximas elecciones presidenciales, con un buen programa, con una buena organización y con un buen candidato. Además de ganar las elecciones, la plataforma de cambio debe hacer efectivo el triunfo electoral, y hacer lo necesario para que prevalezca un ambiente de reconciliación y unión nacional para poder gobernar con éxito en el próximo periodo, y superar la crisis.

La nota de prensa señala que “el próximo gobierno debe ser de unión nacional, sin exclusiones, con un amplio respaldo en la opinión pública para hacer efectivos los cambios que el país reclama. Un gobierno apoyado por una mayoría precaria, con una base de sustentación débil, en un clima de confrontación, tendría una gran dificultad para llevar adelante los cambios que el país reclama”.

Unión y trabajo

“Trabajamos por lograr grandes consensos que permitan enfrentar el drama de la pobreza, el hambre, el sufrimiento de la familia venezolana; lograr la reactivación de la economía, la reconstrucción de las instituciones democráticas y la erradicación de la corrupción”, afirman.

Reza el texto que “dentro de este contexto que debemos abordar el tema de las elecciones primarias para la elección de un candidato. Si el país no está preparado para promover un candidato idóneo que convoque a la unión nacional, el gobierno puede volver a ganar la elección presidencial con 30% de aceptación en un escenario de múltiples candidatos. Los procesos de primarias generalmente se convierten en un torneo de descalificaciones recíprocas entre los pre- candidatos, cosa que el gobierno aprovecharía en su favor. Sin lugar a dudas, las primarias se presentan como la circunstancia idónea para que el gobierno siga interviniendo las dinámicas de la oposición”.

Hay dos maneras de tomar decisiones en política: una es el consenso, un acuerdo ampliamente mayoritario alrededor de una decisión. La otra es, caso de no lograrse el consenso, someter a votación la decisión en cuestión. Cumplimos con el deber de expresar algunas preocupaciones respecto a las elecciones primarias. La primera de ellas tiene que ver con la organización del proceso. ¿Estará la oposición en condiciones de organizar un proceso tan complejo sin la colaboración del CNE? ¿Quién financiaría ese proceso? ¿A qué órgano se le confiaría dirimir las diferencias que puedan surgir? ¿Cuál sería el registro de electores? ¿Cómo podría evitarse que el gobierno, con todo su poder económico y mediático, pudiera interferir en la primaria para favorecer al candidato de su preferencia? ¿Podrá convertirse en un factor de unión nacional un candidato que provenga de las filas del abstencionismo o de quienes se han entregado política y judicialmente al oficialismo?

Requisitos indispensables

El candidato que presente la plataforma de cambio debe reunir por lo menos las condiciones que establece la Constitución: ser una persona capaz de ejercer, con competencia y probidad, la función de Jefe del Estado, Jefe del gobierno, Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional, conductor de la Política Internacional del país y Jefe de la Hacienda Pública Nacional. ¿Será la primaria el mejor instrumento para elegir a un candidato que reúna esas condiciones?

La tragedia venezolana de los últimos veinte años se debe, en buena medida, a que llegaron a ejercer la presidencia de la República ciudadanos sin ninguna preparación y sin ninguna experiencia para ejercer esa elevada responsabilidad. No podemos cometer el mismo error.

Son preocupaciones que sometemos a la consideración de la opinión pública en esta hora que tanto convoca a la reflexión, a la unión, al patriotismo y a la inteligencia de los venezolanos. El año 2024 es el año para la gran rectificación nacional hasta lograr el cambio político, económico, social y moral del país; y para asumir una política de unión de todos los venezolanos, de todos los ciudadanos, para asegurar el progreso y el bienestar de todos.