El abogado Roberto Marrero está “aislado y sometido a tratos crueles y degradantes”, aseguró la Asamblea Nacional, al además alertar que se encuentra preso en el centro de detenciones El Helicoide, del Sebin, “de manera ilegal, con su salud cada vez más afectada”

El abogado y político venezolano Roberto Marrero, jefe de despacho de Juan Guaidó, cumplió 500 días en prisión sometido a “tratos crueles y degradantes” y bajo un arresto “arbitrario”, denunció este domingo 2 de agosto la Asamblea Nacional (AN).

“Marrero está aislado y sometido a tratos crueles y degradantes”, aseguró la AN, que además de alertar acerca de que se encuentra preso en el centro de detenciones El Helicoide, del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), “de manera ilegal, con su salud cada vez más afectada”.

Marrero fue arrestado el 21 de marzo de 2019 por el Sebin, durante un registro a su vivienda y está acusado por el Gobierno de Nicolás Maduro, de liderar una célula terrorista que planeaba realizar ataques selectivos para crear “caos”.

El Parlamento destacó que, desde la detención del político, “se ha registrado una larga lista de irregularidades y violaciones a sus derechos humanos” que comenzaron el mismo día de su arresto, cuando “funcionarios de Maduro irrumpieron en su casa y destrozaron todo lo que encontraron a su paso”.

Además, recordaron que la jueza del caso fue destituida, “lo que causó la suspensión de las audiencias de manera indefinida” y ha puesto al jefe de despacho de Guaidó en un “limbo jurídico”.

El Parlamento también recordó que se cumplen cuatro meses de la detención de Demóstenes Quijada, asesor de Guaidó, por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), cuyos funcionarios “entraron a su casa durante un ilegal allanamiento, en la supuesta búsqueda de alguien con COVID-19”.

Recalca que el caso de Demóstenes Quijada está repleto de ilegalidades y violaciones al debido proceso. “La orden de allanamiento fue emitida luego de que fue realizado y su defensa legal no ha podido acceder a su expediente”.

Finalmente, aseveraron que “se encuentra secuestrado en la Dgcim” y “desde hace cuatro meses nadie ha podido verlo, ni asegurarse de su estado y si es sometido a tratos crueles e inhumanos”.