Según un archivo secreto recopilado por agentes venezolanos, tanto el ministro como sus familiares habrían ayudado a colar militantes de Hezbolá y supuestamente hicieron negocios con el narcotraficante Walid Makled

El Aissami y sus familiares han ayudado a colar a militantes de Hezbolá en el país, han hecho negocios con un narcotraficante y han resguardado 140 toneladas de químicos que se cree fueron usados para la producción de cocaína”

Un informe secreto recopilado por los servicios de inteligencia venezolanos detalla presuntos lazos con el crimen del vicepresidente económico y ministro de Industria, Tareck el Aissami, informó este jueves The New York Times (NYT).

“Según un archivo secreto recopilado por agentes venezolanos, El Aissami y sus familiares han ayudado a colar a militantes de Hezbolá en el país, han hecho negocios con un narcotraficante y han resguardado 140 toneladas de químicos que se cree fueron usados para la producción de cocaína, lo que ha contribuido a convertirlo en un hombre rico”, escribió el periodista Nicholas Casey.

El archivo, entregado a The New York Times por un exoficial venezolano de inteligencia de alto rango y cuyos contenidos fueron confirmados de manera independiente por otro exoficial, narra testimonios de informantes que acusan a El Aissami y a su padre de reclutar a miembros de Hezbolá para expandir el espionaje y las redes de narcotráfico en la región, reportó NYT.

En febrero de 2017, el Gobierno de Estados Unidos sancionó a El Aissami, entonces vicepresidente del Gobierno de Nicolás Maduro, por supuestos vínculos con el narcotráfico, reseñó EFE. Este año, EEUU presentó cargos contra él en una corte federal de Nueva York acusándole de haber violado las restricciones que le impuso al viajar a Rusia.

Según el NYT, el informe elaborado por los servicios de inteligencia venezolanos recopila numerosos documentos y archivos que muestran, entre otras cosas, que El Aissami tuvo vínculos con el narcotraficante venezolano Walid Makled, condenado a la cárcel por sus actividades.

El archivo no especifica si Hezbolá logró establecer su red de inteligencia o rutas de drogas en Venezuela. Pero sí menciona que miembros de esa organización se establecieron en Venezuela con la ayuda de El Aissami.

“El exvicepresidente y ministro también colaboró con el mundo criminal de otras maneras: los documentos afirman que su hermano, Feraz, hizo negocios con el narcotraficante más célebre de Venezuela, Walid “el Turco” Makled, y que tenía casi 45 millones de dólares guardados en cuentas bancarias suizas”, dice NYT. “Los documentos también muestran que El Aissami tenía vínculos con el narcotraficante, al señalar que emitió grandes contratos públicos a una empresa vinculada a Makled”.

Según el diario estadounidense, los documentos muestran que El Aissami —con ayuda de un testaferro que es blanco de sanciones económicas estadounidenses— presuntamente compró un banco en Estados Unidos, parte de una constructora, una participación accionaria en un centro comercial panameño, tierras pensadas para un complejo turístico de lujo y varios proyectos inmobiliarios en Venezuela, incluyendo una “mansión millonaria” para sus padres.