Es probable que la Iglesia primitiva fijara el cumpleaños de Jesucristo en esa fecha, aunque no haya ocurrido ese día.

Si nació el 25 de diciembre. Si vio la luz en Belén. Lo que damos por sentado no necesariamente es así.

No hay referencias bíblicas, ni documentales que sugieran que Jesús nació en la madrugada del 25 de diciembre, afirma Jaime Borja, profesor de Historia Antigua de la Universidad de los Andes, en un trabajo especial publicado por la revista Semana.

Borja, propone diferenciar entre el Jesús histórico y el Jesús simbólico. El histórico, según los indicios, no parece haber nacido en diciembre y debido a varias razones: porque el frío de la época habría impedido la presencia de ovejas en el campo y porque el censo romano no se hacía en invierno.

Según un análisis difundido por RT, Lucas señala que María y José vivían en Nazaret (en Galilea), pero viajaron hacia el sur hasta Belén (en Judea) para registrarse para el censo de impuestos, porque José era de este lugar. No obstante, no era necesario viajar al sitio de nacimiento para el pago del tributo.

“Con toda probabilidad, la Iglesia primitiva fijó el cumpleaños de Jesús el 25 de diciembre, porque era ya un día tradicional de celebración, y además con un simbolismo muy poderoso. En el calendario romano, el 25 de diciembre era el solsticio de invierno. Bajo el Imperio romano, ese día se celebraba la fiesta del ‘Natalis Solis Invicti’ (‘Nacimiento del Sol invicto’)”, refiere RT.