La Cancillería mexicana difundió un comunicado en el cual aclara que el otorgamiento del beneplácito se otorga “sin que este trámite conlleve de forma implícita el reconocimiento o desconocimiento de un gobierno extranjero con el que se mantienen relaciones diplomáticas

El Gobierno de México, con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la cabeza, le dio el visto bueno a Francisco Arias Cárdenas como embajador en ese país designado por el mandatario Nicolás Maduro.

Arias, exgobernador del estado Zulia y uno de los dirigentes históricos del chavismo, no tiene el aval de la Asamblea Nacional (AN).

La Cancillería mexicana difundió un comunicado en el cual aclara que el otorgamiento del beneplácito se otorga “sin que este trámite conlleve de forma implícita el reconocimiento o desconocimiento de un gobierno extranjero con el que se mantienen relaciones diplomáticas, como es el caso de la República Bolivariana de Venezuela”.

Las designaciones de embajadores en Venezuela se encuentran en el medio de la diatriba política entre Maduro y el presidente del Parlamento, diputado Juan Guaidó, reconocido como jefe del Estado por más de 50 países.

Es la AN la que debe autorizar el nombramiento de los jefes de misiones diplomáticas permanentes, según el artículo 187 de la Constitución. Pero el Poder Legislativo se encuentra “en desacato” según el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), dictamen que no es reconocido por la oposición venezolana por las características con las cuales fueron nombrados los magistrados del máximo tribunal.

El Gobierno de México también reiteró “su apego a los principios de no intervención en asuntos internos de los países, de autodeterminación de los pueblos y de respeto, protección y promoción de los derechos humanos” y reafirmó su voluntad “de propiciar el diálogo como ruta para la resolución de conflictos con todos los actores internacionales que así lo deseen”.