Hasta ahora se maneja que el móvil haya sido por motivos pasionales, según fuentes policiales de la región

En medio de una acalorada discusión fue asesinado el médico internista y epidemiólogo Darwin Cedeño, por el residente de ginecología Miguel Añez, quien luego se quitó la vida, los hechos ocurrieron en la población de San Francisco, en el estado Zulia, en horas de la mañana de este pasado jueves.

Ambos médicos trabajan en el hospital Noriega Trigo del Instituto Venezolano de Seguros Sociales, donde Cedeño era jefe de emergencias, mientras que Añez realizaba una residencia en el área de ginecología.

Según versiones publicadas por la prensa regional, ambos hombres comenzaron a discutir en las afueras del edificio donde residían, cuando uno de ellos sacó un arma de fuego y disparó en reiteradas oportunidades contra el otro, quien falleció en el lugar.

Luego el asesino se retiró y se dirigió a su habitación donde se quitó la vida de un disparo en la cabeza.

Según informaciones publicadas por el portal de noticias El Pitazo, ambos médicos sostenían una relación sentimental y en la mañana de este jueves tuvieron una discusión.

“La discusión tuvo como desenlace que Miguel sacara a relucir un arma de fuego, propinándole múltiples heridas a Darwin, quién falleció en el lugar, posteriormente optó por quitarse la vida”, reseñó el informe preliminar de la policía.

Comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas acudieron al lugar del homicidio-suicidio, donde realizaron el levantamiento de los cadáveres y la recopilación de evidencias de interés para las investigaciones.

Aun cuando no se descarta ninguna hipótesis, la que es manejada con mayor fuerza es la del crimen pasional.