A través de un artículo publicado en su portal web, Capriles afirmó que a Maduro lo aceptaron en Moscú “para regañarlo como a un muchacho y lo mandaron a buscar un acuerdo nacional pero real” en el país

El dirigente político Henrique Capriles Radonski, insiste en que lo que el gobierno del mandatario Nicolás Maduro, intenta llamar “una visita provechosa” a Rusia no fue otra cosa que “un jalón de orejas”.

A través de un artículo publicado en su portal web, Capriles afirmó que a Maduro aceptaron recibirlo en Moscú “para regañarlo como a un muchacho y lo mandaron a buscar la manera de conseguir un acuerdo nacional pero real”, y aseguró que el gobierno del presidente ruso Vladímir Putin, no le otorgo ningún financiamiento.

Capriles recordó que a finales de 2017, con el país encendido en protestas y a punto de no poder cubrir el pago pendiente del bono PDVSA 2017, Rusia le dio un salvavidas y le prestó 3000 millones de dólares al gobierno de Maduro.

“Sé que dicho así suena a mucho, pero no es así cuando se considera que en ese momento la deuda de Venezuela con Rusia se calculaba en 120 mil millones de dólares”, añadió Capriles.

Capriles opinó que las cosas han cambiado tanto para Maduro en dos años
que “no había terminado de aterrizar en Moscú cuando ya los voceros del gobierno ruso estaban desmintiendo la firma de cualquier acuerdo, de cualquier negocio, de cualquier préstamo” y que “cuando mucho” en Rusia, solo le otorgaron ayuda humanitaria, a pesar de haberla negado.

“A mí, al menos en el caso de Rusia, me suena más bien como un acreedor que se negó a seguir financiando la sinvergüenzura de unos incapaces a quienes sólo le quedan como ‘aliados’ Corea del Norte, Turquía, Siria, Nicaragua y Cuba, la infaltable en la ecuación. En Bolivia ya ni los nombran, en Uruguay salvan el voto y en Argentina el kirchnerismo parece estar rompiendo todas las fotos en las que salen juntos. Del resto, no les queda sino puro terrorismo y malandreo”, añadió Capriles en su artículo.