La nutricionista Susana Raffalli, alertó que la financiación humanitaria para Venezuela, ya que en 2020 el plan humanitario era de 800 millones de dólares y no se recaudó ni 40%

Este miércoles, la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, denunció que debido al aumento de 1.800 % en el costo de la canasta alimentaria, más de un tercio de la población estaría sufriendo de inseguridad alimentaria.

Según el informe de la ONU, esto sería razón para que la asistencia humanitaria sea más esencial que nunca y que por ello son preocupantes las restricciones dictadas por el gobierno al trabajo de las ONG, que incluyen la congelación de activos como ocurrió con Alimenta La Solidaridad y Caracas Mi Convive, que por órdenes de la Superintendencia de las instituciones del Sector bancario y demás instituciones financieras (SUDEBAN) fueron congeladas todas sus cuentas bancarias.

“Al día de hoy, cinco activistas siguen con cargos relacionados con terrorismo y blanqueo de dinero por haber prestado asistencia humanitaria como parte del Plan de Respuesta Humanitaria de Naciones Unidas”, reveló ACNUR.

Foto: Rafael Briceño/ Contrapunto

En ese sentido, afirmó que pidió nuevamente que se levanten las sanciones económicas internacionales contra Venezuela y que se facilite el acceso de este país a las vacunas anticovid.

Por su parte, la nutricionista Susana Raffalli, alertó que la financiación humanitaria para Venezuela, ya que en 2020 el plan humanitario era de 800 millones de dólares y no se recaudó ni 40%, y era para atender solo a 30% de las personas con necesidades.

“La desnutrición aguda, con pérdida de peso, la estamos observando en los varones, porque hay la creencia de que el niño puede aguantar más hambre. La desnutrición crónica, con retardo del crecimiento, la vemos en las niñas”, describió la experta.

Además, señaló que las mujeres son más vulnerables en una crisis alimentaria como la venezolana.