Durante la reunión del Grupo de Lima, que se celebra este lunes en Bogotá, tres figuras de la crisis política venezolana sellaron su alianza “mano sobre mano”: el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó; el presidente de Colombia, Iván Duque, y el vicepresidente de Estados Unidos (EEUU), Mike Pence.

Posteriormente Guaidó sostuvo que el cerco diplomático “apenas empieza por parte de una región determinada, dispuesta a poner de su fuerza para recuperar valores fundamentales”.

El diputado aseguró que “no hay dilema entre la guerra y la paz” porque “es la paz la que debe prevalecer, es la protección de los ciudadanos la que debe prevalecer”.

Alegó que, de haberse realizado el referendo revocatorio en 2016 se habría ahorrado sufrimiento al pueblo venezolano.