“La PNB sustituyó casi inmediatamente a la PM en excesos y abusos policiales, hasta actualmente disputarle el puesto que históricamente ocupa el CICPC”

Sin materializar los esfuerzos de hace quince años, el Ejecutivo nacional instó vía decreto Presidencial a reformar a la Policía Nacional Bolivariana con el fin de “reimpulsar su doctrina original de ser una policía eminentemente comunitaria, preventiva, de proximidad, de protección y de autoridad pero con parámetros enfocados al respeto de los Derechos Humanos”. El ordenamiento con carácter oficial, quedó contemplado en la Gaceta 42.105 del pasado 13 de abril.

Sin exponer los motivos que conllevan a la nueva propuesta, el mecanismo para materializar el cambio sigue el mismo esquema que se usó en abril de 2007: la conformación de un equipo multidisciplinario de expertos, consulta popular,  participación de sectores de la sociedad civil y  comunidades.

 Transcurrirán seis meses para conocer cuáles serán los cambios que se plantean sobre este cuerpo policial, señalado de asesinar al menos a 2.853 personas en 2020, en todo el país, según cifras de  la ONG Provea. 

Hace 15 años, el origen

El homicidio de los hermanos Faddoul, el secuestro y la muerte del empresario Sindoni, los estudiantes del barrio Kennedy en Caricuao fueron algunos de los hechos más relevantes que marcaron la pauta para la conformación de nuevas policías y reformar a las ya existentes, que a juicio de los expertos, eran consideradas “policías con estructuras históricamente militarizadas con  aplicación del uso excesivo de la fuerza”. 

Así surgió la Comisión Nacional de la Reforma Policial (Conarepol – 2008), proyecto que nació a través la aprobación por consulta amplia, y la participación especialistas de ambos sectores. Para ello, el presidente fallecido Hugo Chávez instó a la creación del nuevo modelo policial , a través de una Ley habilitante.

En aquel entonces, Jesse Chacón era el ministro de Interior, Justicia y Paz, fue  sustituido luego por Pedro Carreño, quien consideró la Conarepol como “un proyecto derechista”. 

Otros personajes del chavismo encabezaron el organismo: Ramón Rodríguez Chacín y luego Tarek El Aissami, quien retomó la propuesta, pero sin llevarlo a la práctica. 

Un año después de la Conarepol , se creó la Policía Nacional Bolivariana (diciembre 2009). Pero la teoría del nuevo modelo policial se desmontó en 2010, con los operativos militarizados a través del Dispositivo Bicentenario de Seguridad y los Operativos de Liberación del Pueblo (OLP).  En 2016 se le atribuían a la PNB 4.600 muertes, cifra ofrecida por la Fiscal Luisa Ortega Díaz,  “solo 400 muertes menos que en Brasil”. 

¿Dónde quedó al Conarepol? 

En entrevista exclusiva para Contrapunto.com, el abogado Keymer Ávila, investigador del Instituto de Ciencias Penales de la Universidad Central de Venezuela explicó que la propuesta nunca se ejecutó. Sin embargo sirvió como referencia regional positiva.

“La Conarepol planteó un modelo policial para todos los cuerpos policiales del país, específicamente los uniformados o preventivos, en sus niveles político-territoriales. En un momento posterior, con el Consejo General de Policía se hicieron también una serie de propuestas para el CICPC” , explicó Ávila.

“El problema es que nada de esto se implementó realmente y se terminó imponiendo en la práctica una “contrarreforma”, es decir, lo contrario que se planteaba en la propuesta del nuevo modelo policial y sus instrumentos normativos. Esto se manifiesta, entre otras, en una clara hipertrofia policial y en el incremento de las muertes a manos de las fuerzas de seguridad del Estado, aumentando la inseguridad y mermando los derechos de toda la ciudadanía”. 

El también profesor de Criminología en Pre y Postgrado de la misma universidad explicó que el proceso de militarización de las policías – lejos de revertirse- “parece expandirse y profundizarse”.

Y Agregó : “La militarización no solo se reduce al ejercicio de los militares en determinadas áreas -que trasciende al tema de la seguridad para abarcar la generalidad de la política. Por militarización debe comprenderse la cultura, prácticas y lógicas bélicas internalizadas y llevadas a cabo por los funcionarios en general, y en particular por los cuerpos de seguridad del Estado. Todos estos elementos, entre muchos otros, deben ser considerados cuando se analice la militarización de la seguridad ciudadana en el país”. 

Al ser consultado sobre las diferencias de la PNB y los cuerpos de seguridad anteriores a ellos, el jurista y miembro de la REACIN indicó: “La esperanza que se llegó a albergar en ella, estaba llamada a ser el ejemplo del nuevo modelo policial. Pero fue solo un cambio de nombres, cuando analizamos los datos históricos por ejemplo, en el AMC, vemos como la PNB sustituyó casi inmediatamente a la PM en excesos y abusos policiales, hasta actualmente disputarle el puesto que históricamente ocupa el CICPC entre los primeros lugares como el cuerpo policial más letal del país”, concluyó.