Dijo que la decisión de ese grupo de retomar las armas se concertó en el Foro de Sao Paulo, que se realizó en Caracas hace un mes

El comisionado presidencial para Asuntos Exteriores de Juan Guaidó, Julio Borges, dijo este jueves en Bogotá que, el rearme de “Iván Márquez” y otros líderes de las FARC hace parte de un plan apoyado por el régimen de Nicolás Maduro, para “destruir la democracia” en la región.

“Se quiere desestabilizar y destruir la democracia en Colombia, en Perú, en Panamá, en Ecuador, en Chile, en Argentina. Es un proyecto continental y por lo tanto nosotros llamamos a sacudir la conciencia de todos los gobiernos de la región y de todo el mundo”, afirmó.

Borges, quien se reunió en Bogotá con el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, señaló a los periodistas que la decisión de ese grupo de retomar las armas se concertó en el Foro de Sao Paulo, realizado en Caracas hace un mes.

Por lo anterior, pidió que se tome “mayor conciencia”, pues se trata de un “incendio (que), se quiere regar como una herida abierta por toda la región”.

“Es el momento de trabajar juntos, de defender los valores de la libertad, la democracia, la justicia y por lo tanto puede contar Colombia humildemente con toda la fuerza del Gobierno del presidente Guaidó”, afirmó.

Por su parte, Trujillo explicó que el Gobierno colombiano y el de Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 países, evalúan “acciones conjuntas” para enfrentar a los grupos armados ilegales que delinquen en la frontera común, que se extiende por 2.200 kilómetros.

El canciller señaló que el apoyo de Maduro, a grupos armados ilegales, quedó demostrado con el vídeo del “narcoterrorista” Iván Márquez, por lo que se debe ser consciente del “riesgo que implica esta amenaza”.

“Del Gobierno legítimo de Venezuela hemos recibido toda la solidaridad y apoyo para enfrentar estas amenazas que pueden afectar la seguridad de la región y así se lo hizo saber el presidente Juan Guaidó al presidente Iván Duque”, acotó Trujillo.