Se recomienda a los padres, seguir de cerca el uso del internet y de las aplicaciones de interacción social, que les invite a participar en juegos , difundir fotos, videos , o cualquier tipo de material que pudiese comprometer su privacidad

En su afán por sentirse aceptados, atraídos, o de imponerse frente a otros de su misma edad, los adolescentes incursionan cada vez más en los juegos retos, y según especialistas “algunos tienen desenlaces fatales”. Así lo refirió el educador y psicoterapeuta, Oscar Misle, fundador y directivo de la ONG por los derechos de la niñez, Cecodap.

Misle asegura que los juegos retos son de vieja data en el país, sin embargo, son pocos los casos reseñados en medios de comunicación.

La policía científica solo ha referido casos relacionados a los juegos de la asfixia – que consiste en emplear la fuerza física en el cuello, hasta quedar inconsciente- ; el rompecráneos – cuya práctica se dio a conocer en los liceos y entre las consecuencias destacan: lesiones en la cervical con muerte instantánea o tetrapléjicas- y la ballena azul -donde se cumplen 50 retos  de forma progresiva, ordenados a través de una suscripción a un portal. 

A pesar de las campañas de alerta y prevención – emitidas por el organismo detectivesco-, a la fecha,  no se conocen cifras ni regiones específicas donde cada una de las prácticas haya sido constante. 

A esta cadena de “juegos fatales”, se suma el de la ruleta rusa, con una víctima reciente, en el estado Aragua, sector El Tierral, municipio Santiago Mariño.

El reporte policial reseñó que una adolescente de 16 años de edad invitó a varios amigos a su casa, y en medio de una tertulia , propuso jugar la ruleta rusa. Para ganar la confianza del grupo, la adolescente tomó el revólver y le dijo a sus amigos que no estaba cargada, luego la  colocó en su cabeza y la accionó. 

A través de las experticias de interés criminalístico, la policía determinó que en el tambor del revólver había una bala  posicionada para ser percutida. Se desconoce si ella lo sabía. Tampoco se sabe a quién le pertenecía el arma. 

Misle recordó que casos similares se registraron en Caracas: “En marzo de 2016, un adolescente de 14 años de edad se disparó en la cabeza, cuando jugaba a la ruleta rusa  en una vivienda situada en Petare. Tres años después, vecinos del barrio Mario Briceño Iragorry en Boquerón, hallaron el cadáver de una adolescente de 16 años de edad, asesinada con un tiro en la cabeza, cuando un sujeto jugaba a la ruleta rusa”.

A juicio de Misle, los adolescentes actúan llevados por sus instintos y sin inhibiciones. “No piensan, ni miden las consecuencias de sus actos. Ellos solo quieren resaltar, imponerse, a veces, hasta dominar a un pequeño grupo, incitándolos luego, a cometer actos con mayores consecuencias, muchas con resultados fatales como la muerte”.

Misle indica que los adolescentes buscan formas para escapar a situaciones generadas en el hogar: “tal vez maltrato, violencia sexual, estrés por confinamiento, depresión. El acto corresponde a la detonación de una situación, producida por estímulos externos.  Ella  necesitaba drenar y hacerlo de forma grupal” acotó.

Las redes sociales

El especialista cuestiona sobre el uso de redes sociales, al momento de exhibir ciertos retos y aclara “las redes sociales premian el comportamiento escandaloso, y entre más escandaloso, más se puede alardear. El ámbito de las redes sociales es trepidante e irreflexivo, y el miedo a perder es real para los adolescentes.

En 2020, el reto rompecráneos quedó grabado, el video fue difundido en redes sociales y visto en otros países. Un venezolano residenciado en Puerto Rico alertó sobre el caso.

Desde la policía científica, se emitían alertas sobre el hecho, que involucraba a varios adolescentes en un plantel educativo.

Con el auge de nuevas aplicaciones de interacción social, Misle asegura que algunas de las actuaciones de los adolescentes, y de niños, son motivadas por los padres. “Todo lo queremos registrar. Desde que el niño va a la escuela o cualquier acción que cause gracia. Debemos recordar que lo que hoy nos parece inofensivo, mañana podría dejar consecuencias lamentables”, dijo. 

Finalmente, recomendó a los padres, a seguir de cerca el uso del internet y de las aplicaciones de interacción social, que les invite a participar en retos, difundir fotos, videos , o cualquier tipo de material que pudiese comprometer su privacidad, y la de su grupo familiar.