El expresidente de PDVSA formaba parte de una organización criminal que se dedicaba a solicitar sobornos a empresas internacionales que, a cambio, obtenían contratos con la estatal petrolera

El fiscal general de la República, Tarek William Saab, informó sobre una nueva trama de pago de sobornos,que ha sido conocida esta semana vía notitia criminis, que involucra a Diego Salazar Carreño,privado de libertad y procesado por corrupción en el país y al expresidente de PDVSA, Rafael Ramírez, quien se encuentra en el exterior.

El Ministerio Público (MP) inició una investigación para establecer y sancionar las responsabilidades a las que haya lugar, con ocasión a la participación de la empresa española INGELEC, en la trama de pago de sobornos a exfuncionarios del gobierno venezolano.

Esta empresa, con sede en Sevilla, fabrica generadores de energía y habría pagado 2,7 millones de € en comisiones a una estructura criminal liderada por Salazar y Ramírez, explicó Saab.

Estas comisiones habrían sido pagadas entre 2009 y 2010 a una sociedad panameña y luego transferidas a la banca privada de Andorra, que fue utilizada para pagar a Salazar una estancia de lujo en el Hotel Four Seasons, de París.

“Hay que recordar que Carreño tuvo el descaro de pagar 100.000 € de propina a un mesonero que lo atendió en el mencionado hotel de París”, dijo.

Con base en estas investigaciones, el MP acusó a Salazar y a José Enrique Luongo por los delitos de corrupción pasiva simple, legitimación de capitales y asociación.

Detalló el fiscal que, estas comisiones se ocultaban en cuentas a nombre de “empresas fachada” que estaban registradas en paraísos fiscales como Panamá, Belice y las Islas Vírgenes Británicas.

Informó además que, hay 11 personas con alerta roja y 5 que fueron detenidas en el extranjero, pero no han sido entregadas a Venezuela. Se trata de Javier Alvarado Ochoa, capturado en España y enviado a Estados Unidos, en virtud que por ese país también presentaba solicitud, principal cómplice de Ramírez, dijo Saab.

Ramírez aparece en el caso del buque petro saudí Saturn, un buque chatarra por el cual se pagó un contrato mil millonario para la explotación de gas costa afuera; aún cuando la mayor parte del tiempo estuvo inactivo, detalló Saab.

Sostuvo el funcionario que, Rafael Ramírez se encuentra investigado en el Ministerio Público en al menos 7 casos de corrupción. Ya tiene solicitud formal de extradición y alerta roja a Interpol.

Los casos

Asimismo, detalló que hay un caso de malversación de fondos de PDVSA con la aprobación de contratos de bienes y servicios por más de 566 millones de dólares, entre los años 2010 y 2015. Aquí también está investigado el expresidente de PDVSA, Eulogio Del Pino; quien está judicializado.

Un caso por irregularidades en el otorgamiento de préstamos a la Empresa Plásticos Costa Oriental del Lago, por medio de la Corporación de Desarrollo de la Región Zuliana (Corpozulia).

El otro caso es por presuntas irregularidades en el Fondo de Pensiones de los Jubilados de PDVSA,abierto en agosto de 2018 por denuncia de los jubilados y pensionados del estado Monagas.

“Esperamos que Italia, en vista de la solicitud del Estado venezolano, entregue a este criminal para que responda ante la justicia. El que no la debe simplemente no la teme”, apuntó Saab en alusión a Ramírez.