Según los reportes oficiales tomaron posesión de unas divisas en efectivo y una camioneta, y exigían la suma de 8.000 dólares al padre por la liberación de su hijo

La Fuerza de Acciones Especiales -FAES- detuvo a ocho de sus funcionarios por estar vinculados al secuestro de una persona en Maturín, estado Monagas. Así lo informó el comisario Miguel Domínguez, director de ese comando de la Policía Nacional Bolivariana.

El Comisario Domínguez, jefe nacional de las Faes, detalló que el procedimiento fue realizado por la Dirección Antiextorsión y Secuestro del mismo organismo.

“Todas las actuaciones la estamos llevando nosotros, enmarcado en el plan de autodepuración que acometemos desde el propio Faes, no vamos a permitir desviaciones policiales y seremos incrementes con este tipo de acto”, según publicación de Últimas Noticias.

Entre los funcionarios detenidos se encuentra el jefe del Faes-Monagas, Kenddy Edwards Rodríguez y el coordinador de una de las brigadas del organismo en esa entidad, Luis Eduardo Molina Mora.

Los demás agentes detenidos son: Tachán Segueri Carleni, José Alexander Coello, Renni José Franco, Jesús Alexis Rondón Valderret, José Daniel Alvarado y Jhonathan Rafael Graterol. 

Los capturados habían sido solicitados desde el pasado 30 de enero por el Tribunal Tercero de Control del estado Monagas, por la presunta comisión de los delitos de secuestro agravado en grado de coautoría, uso indebido de armas orgánicas, robo agravado, violación de domicilio y trato inhumano y degradante.

La víctima denunció ante el Ministerio Público y se dio orden inmediata de captura contra los funcionarios, así como una investigación interna para determinar más daños e implicaciones por parte del organismo policial.

Según los reportes oficiales, los funcionarios secuestraron a dos miembros de una familia, un padre y su hijo, dentro de su domicilio. Tomaron posesión de unas divisas en efectivo y una camioneta, y exigían la suma de 8.000 dólares al padre por la liberación de su hijo.

“El llamado a la ciudadanía es que si un servidor público sea de donde sea comete una irregularidad, denuncie. Seremos impecables en la investigación y si resulta involucrado uno o varios funcionarios, actuaremos de forma inclemente en la aplicación de la ley”, expresó Domínguez.