En la madrugada del 29 de octubre de 2020, durante la audiencia de presentación, el Ministerio Público lo imputó por los presuntos delitos de “conspiración, tráfico ilícito de armas de guerra y financiamiento al terrorismo”

Uno de los abogados de Roland Carreño estima que dentro de un mes pueda producirse un sentencia absolutoria o condenatoria en el caso de su defendido. Joel García no dio detalles exactos. Sin embargo dejó ver que hay una clara posibilidad de que esto ocurra.

“Para cuando es difícil saber exactamente porque los cuatro órganos de prueba que faltan (testigos del Ministerio Público) podrían ir a declarar en una sola audiencia o uno solo por audiencia, entonces yo estimo que, en un mes máximo, nosotros deberíamos tener una sentencia en ese proceso que se sigue injustamente contra Roland Carreño”, dijo García en entrevista con Unión Radio y difundida por Efecto Cocuyo.

Destaca el portal web que, García destacó que pese a los diferimientos por falta de traslado del periodista a los tribunales desde la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) de El Helicoide y las demoras por la ausencia de los testigos, el juicio ha ido avanzando. 

“Las veces que los testigos no han acudido se evacúa alguna prueba documental, Carreño ha tomado la palabra e insistido en su defensa y se continúa con el proceso, es responsabilidad del MP cuando no se presentan los órganos de prueba porque son sus testigos”, dijo.

A la espera

Para este 2 de agosto está fijada una nueva audiencia del juicio contra Carreño. De extenderse el proceso, el abogado defensor recordó que según el Artículo 230 del Código Orgánico Procesal Penal (COPP), correspondería aplicar el decaimiento de la medida luego de dos años de detención, que en el caso de Carreño se cumplen el 26 de octubre de 2022 y salir en libertad.

Sin embargo, advirtió que en los casos de “naturaleza política” no se aplica dicha norma, puesto que existen otros presos políticos con más de cuatro años de prisión sin que hasta ahora reciban el beneficio procesal. La defensa de Carreño sostiene que su prisión se produce como represalia por la fuga de Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, del país. El periodista también milita en dicha tolda política. 

A Carreño lo detuvieron el 26 de octubre de 2020 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Caracas, señalado de tener armas y “alterar” la paz de la República. Para entonces se denunció que fue víctima de desaparición forzada porque pasaron más de 24 horas antes de que la Fiscalía confirmara su detención.

En la madrugada del 29 de octubre de 2020, durante la audiencia de presentación, el Ministerio Público lo imputó por los presuntos delitos de “conspiración, tráfico ilícito de armas de guerra y financiamiento al terrorismo”.