La rutina de la familia Requesens cambió desde la detención del diputado. Para su padre significó paralizar sus labores durante unos meses y para su madre, la responsabilidad de ser quien le lleve la comida diariamente hasta El Helicoide

Juan Guillermo Requesens no puede asistir a una entrevista el lunes en la mañana. Prefiere hacerla por teléfono, porque para ese mismo día tiene una cirugía programada. Su vida parece transcurrir con normalidad. Él mismo aclara que no es así.

En su agenda también aparecen varias entrevistas más, motivadas a que esa misma semana se cumple un año desde la detención de su hijo, el diputado de la Asamblea Nacional (AN), Juan Carlos Requesens, acusado de estar vinculado con el atentado en contra el mandatario Nicolás Maduro.

Foto: Archivo – Contrapunto

Desde ese martes 7 de agosto de 2018, paralizó sus labores como médico traumatólogo. No fue sino hasta tres meses después que las retomó. Pero no solo su rutina cambió. Requesens padre, cuenta que la vida de su esposa también dio un giro. Ahora ella es quien se levanta todas las mañanas temprano para preparar las tres comidas que le llevara a su hijo hasta El Helicoide, sede del Sebin y donde está recluido.

“Ella se encarga de que a Juan no le falte nada. Le lleva sus tres comidas y su merienda porque, al ser un paciente bariátrico, él debe mantener una dieta”, dice.

En su familia no cabe la versión de la detención. Para ellos lo sucedido fue un “vil secuestro”, ante la falta de una orden de detención emitida por un juez, como dicta el Código Orgánico Procesal Penal y por representar una violación a su inmunidad parlamentaria.

Foto: Archivo – Contrapunto

Requesens padre repite que, desde el arresto de su hijo, la vida “no ha sido fácil”, sino todo lo contrario, afirma que para su familia se ha hecho “bastante difícil convivir con esta situación en el día a día”.

En lo judicial, el padre del diputado, asegura que el caso está plagado por irregularidades, comenzando por lo que sucedió el día de la detención cuando también se llevaron a Rafaela Requesens, hermana del Diputado y dirigente estudiantil, pero que horas después fue liberada.

Foto: Archivo – Contrapunto

A eso también le añade el retardo en la presentación del parlamentario que se excedió a más de 48 horas, la suspensión de las audiencias preliminares por falta de despacho o porque no era trasladado a los tribunales, lo que ha retardado la realización de un juicio.

Respecto al video que fue presentado en televisión nacional por el Ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, como una supuesta prueba de la culpabilidad de Requesens, su padre no duda en denunciar que dicho material fue grabado mientras el Diputado estaba bajo los efectos de la droga escopolamina (conocida como burundanga), la cual, como médico, indica que produce amnesia anterógrada y que por lo tanto, su hijo aseguró no recordar haber grabado esos videos.

“A él lo maltrataron psicológicamente y lo drogaron para grabar esos videos, diciendo ante el mundo una confesión que no tiene ningún asidero jurídico. De hecho, esos videos no fueron introducidos en el expediente por la fiscalía”, explica.

En lo familiar, Requesens padre lamenta que sus nietos no puedan ver con regularidad a su papá, a pesar de qué no entienden lo que está pasando, sabe que la situación les afecta, tanto a ellos como a su padre desde El Helicoide, donde tienen que ir a visitarlo cada vez que pueden.

Foto: Archivo – Contrapunto

Lo más importante para Requesens padre es, la convicción de que su hijo es inocente y de que como familia están librando “una lucha justa”, aunque desde su percepción, mantener al Diputado preso significa “un trofeo” para el gobierno de Maduro, además de interpretarlo como un mensaje claro para la población de: “Si eso lo pueden hacer con un Diputado, qué no pueden hacer con cualquier ciudadano”.

Desde la última visita la semana pasada, Juan Guillermo Requesens da fe de que su hijo se encuentra fuerte, a pesar del encierro, y con sus principios y convicciones “intactos” por lo que asume que “si él no se rinde”, ellos, sus familiares, tampoco lo harán. “Seguiremos adelante con la cara en alto, con orgullo”.

Denunció el retardo procesal en las audiencias preliminares y por una y otra razón han violentado el estado de derecho y su derecho a ser presentado ante un juez. Estuvo casi cinco meses sin ser asistido por sus abogados y todavía hasta estos días estuvo suspendido el 30 de abril, finaliza Requesens padre.

Como se recordará de este hecho,tres días después del atentando a Nicolás Maduro durante un acto de la Guardia Nacional en la Avenida Bolívar, de Caracas, fue detenido el Diputado Juan Requesens, cuando llegaba a su residencia. Por el mismo caso se contabilizan al menos 43 implicados en estos acontecimientos, según datos oficiales.