El presidente iraní, Hasan Rohaní, aseguró que es ilegal la presunta intervención de Estados Unidos en su comercio con Venezuela y acusó a Washington de intentar detener a sus petroleros en el Caribe, como ocurrió el año pasado en Gibraltar.

Irán ha fletado cinco buques cargados con 245 millones de litros de gasolina, tres de los cuales ya han llegado a las costas venezolanas pese a las críticas de Washington, que aplica un programa de sanciones a los dos países.

“Los estadounidenses quieren interferir en el comercio normal de transporte de un producto petrolero entre Irán y un país amigo y esto es algo que no es de su incumbencia y que no es compatible con ninguna ley”, dijo el presidente iraní durante la reunión semanal del Gobierno.

El jefe de Estado señaló que en el Caribe podría haber sucedido lo mismo que ocurrió en el estrecho de Gibraltar en julio de 2019, cuando la Marina británica detuvo a un petrolero iraní supuestamente a petición de EEUU.