Solo falta un día para que se materialice el anhelo de muchos venezolanos: la beatificación del doctor José Gregorio Hernández

La ceremonia de beatificación del venerable siervo de Dios, José Gregorio Hernández, tendrá lugar este viernes 30 de abril en la capilla del colegio La Salle – La Colina de Caracas.

La ceremonia será presidida por el nuncio apostólico, Aldo Giordano, luego de que la Santa Sede informara que el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, no viajará a Venezuela por causas ligadas principalmente a la pandemia.

El acto litúrgico comenzará a las 10:00 de la mañana y está previsto que se extienda por una hora y media.

La señal matriz de este evento la generará el canal católico Vale TV, para todos los medios de comunicación nacionales e internacionales; la prensa no estará acreditada en el lugar debido a las restricciones por el control del coronavirus.

A la ceremonia solo asistirán las personas requeridas para la beatificación: Yaxury Solórzano (la niña del milagro) acompañada de su madre y hermana; el equipo médico que la atendió, una representación de religiosos y autoridades de laIiglesia.

Dentro del acto, lo primero será el rito de beatificación, “se aproximan a la sede presidencial el señor cardenal Baltazar Porras, junto con la postuladora Silvia Correale y el vicepostulador monseñor Tulio Ramírez Padilla, para pedir a quien preside que proceda a la beatificación del venerable”, reza el guion litúrgico.

La petición estará a cargo del cardenal Porras. Luego se leerá un relato de la vida del médico de los pobres.

Luego de la pequeña biografía que leerán la postuladora de la causa, Silvia Correale, y el vicepostulador, monseñor Tulio Ramírez Padilla, todos los presentes se ponen de pie salvo el nuncio apostólico, quien leerá las letras apostólicas con la fórmula de beatificación.

“Terminada la lectura de las letras apostólicas, mientas se realiza el canto, se descubre una imagen del nuevo beato, en la que ya se aprecia la aureola. Luego se inicia una procesión en la cual se lleva una reliquia del nuevo beato y se coloca junto al altar, rodeado de flores y velas. La reliquia es incensada por el nuncio”.

Luego de esto el cardenal Baltazar Porras agradece la beatificación al representante del Papa Francisco y la ceremonia continúa con los ritos eucarísticos.