La beatificación del ‘Médico de los Pobres’ significa que la imagen del ilustre venezolano puede ser venerada, es decir, es digno de ser honrado con culto

Luego del decreto papal, el Papa Francisco anunciará la fecha del acto litúrgico oficial de beatificación de José Gregorio Hernández, también llamado ‘Médico de los pobres’, podría ser realizado durante el primer trimestre de 2021.

Durante el proceso, en los próximos meses se realizará una ceremonia de exhumación de los restos del Dr. José Gregorio Hernández, los cuales reposan en la iglesia Nuestra Señora de La Candelaria en Caracas. Sin embargo, el proceso no se realizará próximamente debido a la pandemia.

Hernández es el cuarto beato de Venezuela y el primero de carácter laico en la historia del país. En los altares religiosos también están la Madre María de San José, beatificada por el papa Juan Pablo II en 1995; la Madre Candelaria de San José, proclamada por el papa Benedicto XVI en 2008, y la Madre Carmen Rendiles, beatificada por el papa Francisco en 2018.

José Gregorio Hernande nació el 26 de octubre de 1864 en Isnotú, estado Trujillo, se formó como médico en la Universidad Central de Venezuela y realizó estudios de postgrado en Europa. En Caracas, se desarrolló como científico y docente de la UCV, a la vez que ejerció como galeno.

Durante su vida profesó una profunda fe católica y una vocación de servicio por los más necesitados, lo que le valió el título de “médico de los pobres”. Fallecido en Caracas el 29 de junio de 1919, su causa de beatificación se inició en 1949, 30 años después de su muerte. En 1972 fue declarado “Siervo de Dios” por el Vaticano y en 1986 fue proclamado “Venerable” por el Papa Juan Pablo II.

Tras la proclamación como beato, el próximo paso en el camino del Dr. Hernández es su canonización, para este proceso, una comisión de la Iglesia Católica que lleva esta causa deberá documentar un nuevo milagro concedido por el galeno después de su beatificación.

El nuevo milagro ante la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano debe ser un caso similar al expediente de la beatificación.

De aprobar este proceso si el presunto milagro pasa las pruebas respectivas, el médico se convertiría en San José Gregorio Hernández, uno de los 7.000 santos de la Iglesia católica y el primero de Venezuela.