Monseñor José Luis Azuaje, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, indicó que el gobierno solo no puede, la oposición tampoco puede y mucho menos puede la sociedad civil

A las voces que han clamado para que se levante la cuarentena en Venezuela, se une la de la dirección de la Iglesia católica.

No hay condiciones para seguir en esta cuarentena, porque no hay gasolina ni hay servicios, subraya monseñor José Luis Azuaje, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Vemos las dificultades de mantener y sostener este confinamiento sin las condiciones necesarias, enfatiza.

Azuaje detalló, en entrevista para Unión Radio, que se van a reunir virtualmente este viernes 8 de mayo para analizar algunas situaciones de la vida nacional.

Hechos como las presuntas incursiones marítimas reflejan el deterioro de la situación venezolana y son un signo de la intranquilidad permanente en la que estamos, consideró. Al pueblo venezolano nunca lo han dejado tranquilo, siempre hay noticias que lo inquietan.

Criticó la masacre de la cárcel de Guanare y remarcó que desde hace años han denunciado el irrespeto a los derechos humanos en los centros de reclusión. Son personas que han delinquido, pero son seres humanos.

Lamentamos la muerte de tantos hermanos venezolanos en Guanare y que se mantenga en zozobra a barriadas, con gente muy buena y respetable, que en su mayoría vinieron a hacer vida en las ciudades y tienen que vivir esa zozobra permanente, refirió.

Sobre el diálogo, subrayó que mientras no haya verdad no habrá acuerdo, y solo se tratará de ganar tiempo.

Azuaje, indicó que el gobierno solo no puede, la oposición tampoco puede y mucho menos puede la sociedad civil.

Insistió, en la necesidad de llegar a un entendimiento con la premisa de que atender el sufrimiento del pueblo debe estar por encima de cualquier cosa.