Carvajal afirmó que se siente amenazado y que cree que sufrirá represalias si es extraditado al país norteamericano, pero también en Venezuela

El exgeneral Hugo Carvajal, que estuvo al frente de la contrainteligencia venezolana con Hugo Chávez, se negó este jueves a ser extraditado a EEUU por delitos de narcotráfico, alegando que esa acusación es falsa y buscan sacarle información: “Yo en la justicia de Estados Unidos no confío”, afirmó.

En su vista de extradición en la Audiencia Nacional española, en la que la Fiscalía ha apoyado su entrega a EEUU, Carvajal afirmó que se siente amenazado.

“Yo en la justicia de Estados Unidos no confío, el solo hecho que me hayan hecho lo que hicieron es suficiente motivo. No voy a tener derecho a la defensa de ningún tipo y a promover pruebas tampoco”, afirmó ante el tribunal Carvajal, quien dirigió la contrainteligencia militar durante más de siete años.

También explicó que todos los que podrían testificar en su favor en un proceso contra él “están o sancionados o con la visa retirada en Venezuela, otros presos en México y otros muertos, como es el caso del presidente Chávez, que era quien me daba las ordenes directas a mí”.

“A (Nicolás) Maduro lo conozco lo suficiente y sé de lo que es capaz”, afirmó acto seguido sobre el presidente venezolano, con quien también fue jefe de la contrainteligencia durante un tiempo, aunque Carvajal se declara ahora seguidor del líder opositor Juan Guaidó.

Su abogada, María Dolores de Argüelles, alegó que “el único fin que tiene EE.UU. para perseguir al señor Carvajal es que tiene conocimientos suficientes para dar datos internos de lo que pasa en el Gobierno de Venezuela”.

“Es una artimaña bastante inteligente: te dejo sin ningún arma de defensa y vienes a lo que yo quiero, a que me des información”, resumió la abogada.

El fiscal Luis Ibáñez se posicionó en favor de la extradición y recordó que no le reclama Venezuela, sino EE.UU., por lo que rechazó la alegación de persecución política.