Este martes se cumplió un año del fallecimiento del concejal, quien murió bajo la custodia del Sebin, tras ser detenido cuatro días antes

Luz Mariela Albán Salazar, se presentó ante la tribuna de oradores del hemiciclo de sesiones de la Asamblea Nacional (AN) como la hermana del concejal Fernando Albán, al cumplirse un año de su fallecimiento mientras estaba bajo custodia de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en su sede Plaza Venezuela.

“Quiero dejar claro que nosotros tenemos la certeza de que a mi hermano Fernando Albán no se suicidó, a él lo asesinaron y no nos cansaremos de buscar la justicia, es nuestro derecho y así lo exigimos, igualmente la justicia para todos los presos políticos de Venezuela”, denunció Luz Mariela ante todo el Parlamento.

Describió a su hermano como un “hombre creyente, convencido, preocupado y ocupado por el bienestar de su familia, que siempre tenía una palabra de aliento y solidaridad” para quien lo necesitara.

Luz Mariela recordó que Fernando comenzó en la política desde bachillerato, la amplió durante sus estudios de Derecho en la Universidad Central de Venezuela (UCV), tiempo en el que fue simpatizante de Acción Democrática y posteriormente en el 2000 fue parte de los fundadores del partido Primero Justicia (PJ).

Al terminar su discurso, Luz Mariela agradeció la solidaridad que el último año han demostrado a ella y a su familia desde el Parlamento. Durante la sesión también estuvieron presentes los padres del concejal fallecido.

Mientras el presidente de la AN, Juan Guaidó, agradecía la presencia de los familiares del extinto edil, los padres de Albán quisieron acercarse hasta él. Entre lagrimas, la madre de Albán abrazó a Guaidó, quien bajó desde la tribuna de la directiva para atenderla. Ambos intercambiaron palabras y varios abrazos por varios minutos.

Antes de sentarse nuevamente en las sillas de los invitados, la madre de Albán dirigió la mirada y varias palabras hacia los diputados del llamado “bloque de la patria”. No se pudo escuchar qué les dijo, pero mientras se dirigía a ellos los señaló con dureza en varías oportunidades.

Al iniciar su intervención, la diputada Adriana Pichardo pidió un minuto de silencio. Los diputados del oficialismo también se levantaron durante el homenaje silente a la memoria de Albán.

Pichardo recordó que el caso del concejal no es el único e hizo mención a casos como el de Rodolfo González; quien se suicidó en la sede de El Helicoide en 2015, el concejal Carlos Andrés García, quien murió debido a falta de atención medica mientras estaba bajo custodia de funcionarios de seguridad en Táchira y el del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo,quien murió bajo custodia de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

“Cada día se agudiza más en Venezuela la violación de los derechos humanos y el uso de la tortura como un mecanismo para tratar de doblegar a nuestros presos políticos”, denunció Pichardo.

Por los diputados chavistas tomó la palabra Juan Marín, quien durante su discurso ofreció sus condolencias a la familia Albán y pidió tolerancia durante los debates.

“Hay temas que por su naturaleza no se deben manejar desde el marco del respeto y de la consideración. En nombre del bloque de la patria querremos ratificar nuestra disposición, entre todos, construir las condiciones para alejar al país de la violencia y del odio”, fueron parte de las palabras del diputado Marín, quien también hizo mención a la presencia de instancias internacionales en Venezuela para tratar el tema de los presos políticos, desde la llamada cuarta República.

“Yo le tomo la palabra, diputado Marín”, expresó la diputada Delsa Solórzano, mientras lo invitaba a asistir a alguna de las cárceles donde hay presos políticos. “Usted me habla de instancias internacionales, pero a los comisionados de Michelle Bachelet no los dejaron entrar a las cárceles. Esa es la verdad”, denunció Solórzano.

Para finalizar el debate, tomó la palabra el primer vicepresidente de la AN, Edgar Zambrano, quien expresó directamente a Marín que la tolerancia política debe partir de la “racionalidad y la lógica política”.

“Esa tolerancia tiene que llevarnos a concluir que la desaparición física de Fernando, es un crimen político”.

Según Foro Penal, actualmente existen 470 presos políticos; 435 hombres, 35 mujeres, 108 funcionarios militares y 362 civiles.

Cabe recordar que, el Ministerio Público anunció el fallecimiento del concejal Fernando Albán, el 8 de octubre de 2018. Según la versión del Gobierno, Albán se suicidó, lanzándose desde uno de los pisos de la sede del Sebin de Plaza Venezuela, mientras la oposición mantiene que el dirigente político murió a causa de las torturas y los tratos crueles a los fue sometido durante aquella detención.

Albán fue apresado por el Sebin, mientras llegaba al aeropuerto internacional de Maiquetía procedente de Estados Unidos, acusado de varios delitos por su supuesta vinculación con el atentando al mandatario Nicolás Maduro.