El gobernador de Miranda detalló que el G4 respaldó las nuevas sanciones implementadas por Estados Unidos, y por este motivo el Gobierno nacional decidió levantarse de la mesa

El Gobernador del Estado Miranda, Héctor Rodríguez, en entrevista para Unión Radio, ofreció los detalles del proceso de diálogo que se efectuó en el Reino de Noruega con un sector de la oposición, el G4, integrado por los partidos Voluntad Popular, Acción Democrática, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo, el cual tiene mayor relacionamiento internacional y más cercanía con el Grupo de Lima y Estados Unidos (EEUU).

En este sentido, enfatizó que existe una sola agenda de diálogo, pero que “la dicotomía está en las contradicciones internas de la oposición“. Explicó Rodríguez que “tenemos dos oposiciones, una representada por el G4 (con más de 8 millones obtenidos), y la que participó en las elecciones del año pasado (con más de 4 millones de votos)”.

Detalló que en la agenda de diálogo de Noruega se plantearon 80 puntos “y coincidimos en que para avanzar debíamos eliminar el bloqueo por parte de EEUU, también el regreso de los Diputados del bloque de la patria a la Asamblea Nacional (AN); a la oposición le tocaba su parte, que era adelantar el proceso para el levantamiento de las sanciones, pero fue negativo, más bien se implementaron más sanciones”.

A la oposición se le escapó de las manos el tema de las sanciones, ya depende de los EEUU, la oposición ya no tiene ninguna capacidad de influir en las sanciones“, aseveró Rodríguez.

Reveló que las reglas previas al diálogo en Noruega fue que ambas partes actuarían apegados a la Constitución, y adheridos a ellas, se discutirían las condiciones para las elecciones parlamentarias en el 2020, luego de dos años se realizarían las de gobernaciones, y en el 2025 las presidenciales.