El diputado fracasó en la convocatoria de este sábado frente a los cuarteles militares, y para este domingo convocó a una “Vigilia y Oración a nivel nacional por nuestros Mártires y la Libertad de Venezuela” en la avenida Francisco Miranda de Caracas

El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, admitió que hubo errores de cálculo en el alzamiento militar del pasado martes 30 de abril, en el cual sin éxito intentó sacar a Nicolás Maduro del poder Ejecutivo.

“Guaidó sugirió que esperaba que Maduro dimitiera en medio de una oleada de desertores dentro del ejército. En cambio, el llamado de Guaidó para el rango y el archivo y los altos mandos a abandonar Maduro no produjo deserciones masivas. Las fuerzas de seguridad de Maduro reprimieron las protestas callejeras y dejaron a la oposición respaldada por Estados Unidos de Guaidó”, señala la entrevista publicada por el diario The Washington Post.

Guaidó no descartó una opción militar estadounidense en Venezuela, que siempre ha sido una carta bajo la manga de Donald Trump contra el gobierno venezolano.

Le preguntaron qué haría en caso de recibir una oferta por parte del asesor de seguridad John Bolton para que EE.UU. intervenga, Guaidó aseguró que le diría: “Gracias por toda la ayuda que ha brindado a la causa justa aquí. Gracias por la opción, la evaluaremos y probablemente la consideraremos en el parlamento para resolver esta crisis. Si es necesario, tal vez lo aprobemos“.

Otro fracaso que se apunta el diputado, es la poca convocatoria lograda este sábado para manifestar en los destacamentos castrenses del país, para pedir a los militares revelarse contra Maduro.

Sin embargo, encontró una escasa respuesta en todo el país y en Caracas apenas un puñado de personas atendieron la solicitud del líder opositor, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 Gobiernos, reseñó EFE.

El grupo más numeroso de antichavistas se dirigió hacia el control militar de la residencia presidencial La Casona, que hace años no ocupa ningún mandatario, donde fueron bloqueados por un piquete de policías que cortaban el paso equipados con equipos antidisturbios.

Entregaron un documento de la Ley de Amnistía aprobada por la Asamblea Nacional, que les garantiza a policías y militares el perdón jurídico si se rebelan contra Maduro.

Los efectivos de la GNB recibieron el texto e inmediatamente lo quemaron ante las cámaras, alegando que “bajo ningún concepto la Fuerza Armada será chantajeada”.

Guaidó convocó el miércoles primero de mayo a un paro escalonado en la administración pública, y tampoco se ha cumplido.

“Calle activa hasta lograr el cese a la usurpación” sigue siendo la consigna y para este domingo convocó una “Vigilia y Oración a nivel nacional por nuestros Mártires y la Libertad de Venezuela”, según publicó en su cuenta Twitter.